viernes, 12 de abril de 2019

(Panamá) Candidatos cruzan ataques por primera vez en la campaña

El último debate presidencial comenzó con un aparente pacto de no agresión entre los candidatos, idea que se diluyó en la medida que avanzaron los minutos y se registraron cruces de palabras y choques de ideas. Cada candidato se centró en defender sus propuestas, pero en el marco de la estructura del debate.

La corrupción en el Estado, la Caja de Seguro Social y las reformas a la Constitución Política de la República fueron los temas que hicieron subir de tono el debate y que los candidatos cruzaran ataques y recriminaciones, la mayoría de las veces sin perder la caballerosidad.

Los reclamos no solo se dieron entre los candidatos, también se dirigieron a los empresarios (organizadores del debate), a quienes responsabilizaron de ser parte de la corrupción. Ana Matilde Gómez sacó a relucir la actuación de algunos empresarios que participan en los procesos de compras del Estado en los que dejan en evidencia la existencia de ‘mafias', como es el caso de las medicinas.

Laurentino Cortizo, del PRD, centró su participación en la defensa de los ejes de su plan de gobierno. Incluso cuando le tocó preguntar a José Blandón, le dijo que le tiraría ‘una palomita' (una pregunta fácil de responder).

Por su parte, el candidato Blandón sacó a relucir una amistad entre Ricardo Lombana y el contralor de la República, Federico Humbert, así como el hecho de que durante el gobierno de Martín Torrijos fue designado como parte del personal de la Embajada de Estados Unidos en Panamá por sus influencias. Le dijo a los electores que no deben votar pensando en el pasado, sino en el futuro, así como en su trayectoria en la Alcaldía de Panamá.

El tema de las reformas a la Constitución dejó en evidencia coincidencias y diferencias de opinión. Todos coincidieron en la necesidad de los cambios, pero se mantuvieron las diferencias en el método. Cortizo abogó por el cambio por la vía de dos legislaturas de la nueva Asamblea, mientras que Roux está a favor de cambiar el texto constitucional por la vía de dos asambleas (la actual y la que resulte electa en julio).

En su momento, Marco Ameglio mostró su preocupación por los efectos que tendría una constituyente en la economía nacional.

En tanto, Saúl Méndez insistió en la necesidad de que se convoque a una asamblea constituyente originaria.

Ameglio bajó un poco el tono de su discurso y en el cierre de su intervención hizo un llamado a los independientes a reunirse hoy para unificar sus candidaturas y ofrecer al país una propuesta aparte de los partidos políticos.

Los tres candidatos independientes reiteraron sus ataques a los partidos políticos que han gobernado el país.

FUENTE: Con información de Carlos Anel Cordero - La Estrella de Panamá
 

LO + Leído...