domingo, 7 de abril de 2019

(Panamá) Gobierno ‘inundará' el mercado local con $2,000 millones en títulos valores

A un poco más de un mes de las elecciones generales, el Gobierno autorizó, vía decreto de Gabinete No. 12 del 26 de marzo de 2019, la emisión de hasta $2,000 millones en Títulos Valores del Estado en el mercado local de capitales, que puede ser en una o varias emisiones.

La novedad es que en esta emisión se facilitará ‘la inversión directa e indirecta' de ‘compradores y/o inversionistas' no domiciliados en Panamá, además de los locales. Esto, según el decreto, para desarrollar y profundizar el mercado local de capitales y diversificar las fuentes de financiamiento del país.

Incluso, nada impedirá a los tenedores de bonos, en caso de que sean comprados por inversionistas internacionales, que puedan depositarlos con otros custodios, agentes o fiduciarios nacionales o internacionales que puedan emitir otros instrumentos o valores.

La emisión financiaría parcialmente el presupuesto estatal de este año, que es de $23,669 millones. Además, se usaría para afrontar compromisos adquiridos durante años anteriores y para el manejo de pasivos.

El mecanismo de colocación de los títulos será por bookbuilding o construcción de un libro de órdenes. El plazo de la emisión puede ser de hasta 15 años.

El artículo 2 del citado decreto ejecutivo que autoriza la emisión, amplía un poco más la razones de la misma: ‘La ejecución de operaciones de manejo de pasivos que buscan reducir el riesgo de refinanciamiento del país en el corto y mediano plazo, además de pagar los costos, comisiones y gastos asociados con dichas emisiones y operaciones asociadas'.

‘MÁS DEUDA, ¿PARA QUÉ Y PARA QUIÉN?'

Estos gastos asociados, es decir, las comisiones que cobran las entidades financieras, bancarias, legales, fiduciarias, de valores, etc., según explicó la economista y candidata a la vicepresidencia por el Frente Amplio por la Democracia, están por el orden del 25%, citando cálculos del BID y la Cepal.

Así, la economista apuntó que más que la deuda per se , que puede ser emitida porque se estén venciendo los plazos de algunos compromisos y se requiera liquidez, cuestionó el uso de esa deuda: ‘nos estamos endeudando para pagar negociados, corrupción e intereses de algunos grupos en particular'. Y esto —sentenció la catedrática— en una economía niega las posibilidades de desarrollo social y la satisfacción de necesidades básicas como agua, educación y salud.

El financista y también catedrático Alan Corbett explica que además de incumplir con la Ley de Responsabilidad Social Fiscal se podría reducir el grado de inversión por pago a la deuda. Calculó que más del 65% del presupuesto anual se está financiando con deuda. ‘Eso sí es peligroso', advirtió.

Sobre esto, Gordón indicó que aunque el Gobierno insista en que ese porcentaje (el del presupuesto financiado con deuda) no supera el 30%, todos los años se sobrepasa el déficit fiscal y los gobiernos optan por cambiar la ley o pedir una dispensa fiscal para decir: ‘estamos cumpliendo lo establecido'.

DEUDA EN ESPIRAL CRECIENTE

Se emite deuda para pagar deuda y eso constituye ‘un espiral creciente del endeudamiento', porque al final quedamos pagando intereses más amortización y no se abona al capital, volviéndose una deuda creciente. Y cuando ésta traspase técnicamente las relaciones porcentuales, es decir, cuando sobrepase el 60% de la financiación del presupuesto, se convertirá en un problema, reseñó la catedrática de la Universidad de Panamá.

El viceministro de Economía, Gustavo Valderrama, señaló a La Estrella de Panamá que ‘las fuentes de financiamiento pueden variar, pero el techo sigue siendo el permitido por la ley', recordando que el tope del endeudamiento en la Ley de Responsabilidad Social Fiscal (LRSF) fue elevado al 2% para este año. Esto, tras una controversial dispensa que solicitó el Ejecutivo y que aprobó finalmente el Legislativo el año pasado.

El Gobierno extendió recientemente la línea de crédito oficial de $500 millones con el Banco Nacional hasta diciembre.

El año pasado, Panamá desembolsó $3,098.1 millones solo en el pago del servicio de la deuda, es decir, en intereses más amortización. Dentro de esto, el pago de cupones de diferentes bonos globales fue por 737.3 millones, según informe de la Cuenta General del Tesoro para 2018.

El saldo total de la deuda pública del país alcanzó los $25,704.46 millones, siendo el 79.68% deuda externa y el resto de deuda interna.

FUENTE: Con información de Rekha Chandiramani - La Estrella de Panamá
 

LO + Leído...