martes, 7 de mayo de 2019

Dr. Ángel Durántez: No hay excusas para no entrenar la fuerza

Tradicionalmente, el entrenamiento de fuerza o contra resistencia, lo que comúnmente se conoce como entrenamiento con pesas, se ha considerado exclusivamente de hombres excepcionalmente fuertes que competían en deportes como powerlifting, olympic lifting o bodybuilding. Sin embargo, gracias a las últimas evidencias que demuestran los beneficios de este tipo de entrenamiento sobre la salud, ha pasado a convertirse en una forma popular de ejercicio recomendado por las principales instituciones internacionales de salud, como el Colegio Americano de Medicina del Deporte, la Organización Mundial de la Salud, la Asociación Americana del Corazón o la Asociación Americana para la Rehabilitación Cardiovascular y Pulmonar, junto con otras modalidades de ejercicio (cardiovascular, flexibilidad) para el mantenimiento y la mejora de la salud y el rendimiento físico.

Mantener unos niveles adecuados de masa y fuerza muscular es esencial para un óptimo estado de salud. Una revisión de la literatura nos muestra que existe una fuerte e inversa asociación entre los niveles de fuerza y la mortalidad por cualquier causa tanto en población sana como con patologías. En este sentido, se ha concluido que el riesgo de mortalidad prematura asociado a una baja fuerza es similar al establecido para la obesidad, la hipertensión arterial o el tabaquismo.

El entrenamiento de fuerza es la principal estrategia física encaminada a la mejora de la fuerza y la masa muscular y, teniendo en cuenta que muchas patologías cursan con alteración de la masa y la función muscular, podría considerarse un método terapéutico más. Además, dada la progresiva pérdida de masa muscular que se produce después de los 30 años (entre un 3% y un 8% de disminución cada 10 años), acentuándose a partir de los 50 (entre un 5% y un 10% cada década a partir de esa edad), la realización de entrenamiento de fuerza, por parte de los adultos hombres y mujeres, se considera como la primera línea preventiva frente a la sarcopenia (pérdida de masa y fuerza muscular asociada a la edad). ->>Vea más...

FUENTE: Sección "Más años, más vida" - DR. ÁNGEL DURÁNTEZ - El Confidencial
 

LO + Leído...