jueves, 9 de mayo de 2019

(España) Acusan a una red internacional de desfalcar 110 millones con el fraude del CO2

Cuando la actriz Ashley Judd, enfundada en un elegante sari de color púrpura, y Bono, el cantante de U2, posaban sonrientes en la gala benéfica por la lucha contra el sida Caras de la India, probablemente no sospechaban que detrás de uno de los patrocinadores, Tinselvision, estaba un turbio personaje al que se relaciona con un fraude fiscal que ha costado millones a las arcas públicas en varios países europeos. Una de las ramas de ese presunto saqueo llega hasta España, donde la Fiscalía Anticorrupción cree que se pudieron desfalcar más de 110 millones de euros.

Tinselvision es —era, puesto que cerró su servicio de vídeo bajo demanda un año después de ponerlo en marcha— solo una de las aventuras del empresario Muhammad Rafique, cuyo emporio Innovative Energy Group, con sede en Dubái, ingresa alrededor de 3.000 millones de dólares anuales, según Bloomberg. Otra de las patas de su conglomerado de empresas, que copa sectores tan diversos como la tecnología, el entretenimiento o las energías alternativas, era, hasta 2015, Innovative Energy GmbH, radicada en Alemania. Dirigida por Muhammad Yaqub, su actividad declarada era el comercio con derechos de emisiones de CO2 y futuros de productos energéticos. A Yaqub se le acusa en España de encabezar el llamado 'grupo paquistaní' de la red de fraude en torno al IVA investigada por Anticorrupción. Sin embargo, su nombre no solo aparece en el informe de la Fiscalía, dentro de la causa por la llamada operación Blue Sky, que aún está a la espera de juicio desde que comenzaran las investigaciones de la Agencia Tributaria hace una década.

Tanto Yaqub como su jefe Rafique son mencionados también dentro de la maraña de empresas e individuos sobre los que la Fiscalía de Fráncfort puso el foco hace nueve años por exactamente la misma operativa que sus colegas españoles: usar un entramado societario para 'despistar' millones de euros de IVA, mediante los llamados fraudes carrusel. De hecho, varias de las compañías utilizadas por Rafique y Yaqub para supuestamente atracar las arcas públicas alemanas aparecen también como instrumentos defraudatorios en el informe de la Fiscalía Anticorrupción y son investigadas en distintos países europeos. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de OLAYA ARGÜESO - El Confidencial
 

LO + Leído...