martes, 14 de mayo de 2019

(España) Los reproches a Zidane dentro del Real Madrid por quedarse con su hijo Luca

Los dos cara a cara de Zidane no tienen desperdicio. A Keylor Navas le ha tenido que decir que es mejor que se busque equipo con el argumento de quedarse con Courtois como el titular. Sin nombrar a Luca. A su hijo le habrá clavado una mirada, entre técnica y paternal, para decirle que se ponga las pilas porque los dos se juegan mucho con una decisión que provoca debate entre los aficionados y en el palco. Conociendo a Zizou, seguro que le habrá dado la enhorabuena y estará hasta riéndose de todo lo que se dice sobre su decisión. Si es un acto de injusticia o directamente un enchufe. A Zidane le da igual. Está muy, pero que muy por encima de los chismes y los comentarios malintencionados. Es Zidane, el entrenador de las tres Champions seguidas. El ídolo y la esperanza. El que ha cogido un equipo destrozado y que promete la Liga. Para eso adelantó su regreso al Real Madrid, hizo un favor a su amigo Florentino Pérez en una crisis galopante y lleva un final de temporada que no le desea a nadie. El precio es Luca. Y al que no le guste, que se aguante.

¿Quién le va a reprochar o echar en cara a Zidane que se quede con Luca de segundo portero? ¿Un capitán del equipo? Ni de broma. Marcelo, que es el segundo, tiene que dar gracias de quedarse en el Real Madrid. Lo mismo Benzema, a pesar de ser lo mejor de lo peor. ¿Quién le va a decir a la cara a Zidane que comete una injusticia con Keylor Navas? Sergio Ramos, el capitán, amigo y defensor del costarricense, bastante tiene con la que le ha caído esta temporada con el relevo de los entrenadores. Se le acusó de proteger a Lopetegui y rebelarse para que Florentino no fichara a Mourinho.

Zinédine Zidane defenestra a Keylor Navas y el sustituto es Luca Zidane. Al entrenador del Real Madrid le vendría bien dar una explicación convincente sobre la decisión que ha tomado en la portería con el relevo de un veterano por un joven, que es su hijo. Este matiz es imposible desligarlo y es por ello que Zidane tiene que ser lo más transparente posible. Sobrevuela la idea entre los aficionados y, lo peor para él, en el club de que su criterio lleva un componente paternal. Lógico, por otra parte, cuando por las venas corre la misma sangre. Luca es portero y también hijo del entrenador del Real Madrid. Difícil de separar hasta que la afición y los dirigentes comprueben si es un portero maduro o un porterito. Si tiene el nivel suficiente y es fiable para defender la portería del Real Madrid, en el caso de que Courtois sufra un contratiempo, y haya que tirar de él. Este es el ‘toro’ al que se enfrenta ZZ. Solo lo sabremos cuando Luca encadene una buena cantidad de partidos. Pero Zidane ni se altera ni se va a poner nervioso. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de ULISES SÁNCHEZ-FLOR - El Confidencial
 

LO + Leído...