martes, 14 de mayo de 2019

(Italia) Salvini busca unir a la derecha nacionalista europea ante las elecciones a la Eurocámara

Matteo Salvini, líder de la Liga y viceprimer ministro italiano, ha convocado una manifestación para el sábado 18 de mayo en la plaza del Duomo de Milán. Se trata de un acto electoral: su partido, que en Italia gobierna en coalición inestable con el insurgente partido 5 Estrellas, tiene grandes expectativas para las elecciones europeas, en las que espera convertirse en el más votado de su país.
Si se confirman las predicciones, podría romper la coalición con 5 Estrellas y convocar elecciones nacionales para gobernar en solitario o en coalición con la derecha tradicional de Berlusconi —sí, en Italia, Berlusconi representa la derecha tradicional—.

Pero lo llamativo es que Salvini ha convocado a Milán a todos los partidos de derecha “soberanista” europea, es decir, a la derecha partidaria de invertir el proceso de integración de la Unión Europea. Se espera a los representantes de la Agrupación Nacional francesa, el viejo partido que Marine Le Pen ha refundado; de Fidesz, el partido de Viktor Orbán que gobierna en Hungría; del Partido de la Libertad, que forma parte de la coalición de gobierno de Austria; de Alternativa por Alemania y de partidos similares de Suecia, Países Bajos, Finlandia y otros países (Vox, el partido más o menos equivalente en España, ha declinado participar, según informa 'El País', aunque ha mostrado su apoyo a los participantes). El objetivo de Salvini es crear una especie de 'internacional nacionalista' que, de acuerdo con los sondeos, podría ser el cuarto grupo del Parlamento Europeo después de las próximas eleciones, por detrás de conservadores, socialdemócratas y liberales. Sus principales reivindicaciones: el refuerzo de las soberanías nacionales, la aprobación de políticas más duras en inmigración, la reducción de la UE a un simple mercado común y un rechazo genérico al progresismo moral y a la globalización.

Pero la convocatoria de unidad de Salvini también podría poner de manifiesto la debilidad y las contradicciones de esta alianza. En primer lugar, por supuesto, porque es difícil coordinar a nacionalistas de distintos países. Pero también porque tienen profundas diferencias ideológicas: los partidos de Salvini o de Le Pen sienten una enorme fascinación por el autoritarismo estatalista de Putin, mientras que el partido Ley y Justicia, que gobierna en Polonia, es profundamente contrario al ruso. Algunos de estos partidos son partidarios de políticas fiscales muy restrictivas y apuestan firmemente por las soluciones de mercado, como es el caso de Alternativa por Alemania o Vox, mientras que partidos como el de Le Pen defienden una gran presencia del Estado, sobre todo para el rescate de los llamados 'perdedores de la globalización', los trabajadores desempleados en zonas desindustrializadas. Como cuenta en un vídeo Kike Andrés Pretel, jefe de Internacional de El Confidencial, está por ver en qué medida esta 'internacional nacionalista' logrará influir en la agenda política europea o si será víctima de sus contradicciones internas. Lo sabremos en la legislatura europea que comenzará tras el resultado de las elecciones del domingo 26 de mayo. Pero podemos empezar a intuirlo el próximo sábado 18 por la tarde, mirando lo que sucede alrededor del extraordinario Duomo de Milán. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de RAMÓN GONZÁLEZ FÉRRIZ - El Confidencial
 

LO + Leído...