jueves, 6 de junio de 2019

(España) Ferrari, Porsches, hoteles de lujo y una pistola: el tren de vida del clan Villarejo

La Policía Nacional ha intervenido al clan Villarejo nuevos activos en la última fase de la llamada operación Tándem, la investigación de la Audiencia Nacional sobre la presunta trama delictiva que habría urdido el comisario. Agentes de la Unidad de Asuntos Internos localizaron coches, dinero en efectivo, documentación contable y hasta una pistola durante los registros y detenciones del pasado 8 de mayo, derivados de una pieza centrada en el proyecto PIT, un plan supuestamente diseñado por el policía para evitar la extradición a Guatemala del naviero Ángel Pérez-Maura y desactivar la investigación por corrupción abierta que abrió ese país contra su grupo empresarial.
El instructor de la causa, el juez Manuel García Castellón, sostiene que Villarejo recibió por ese encargo 7,4 millones de euros e imputa al comisario, al industrial y a otros implicados los delitos de cohecho, tráfico de influencias y falsedad documental. Los bienes incautados estarían relacionados con esos pagos y también con otros efectuados igualmente por los Pérez-Maura para tratar de conseguir una salida extraprocesal a sus dolores de cabeza en Centroamérica. En total, el grupo que lidera el descendiente del fundador del Banco Santander habría pagado a Villarejo y sus supuestos compinches unos 15 millones de euros.

Un Ferrari de 238.000 euros
Uno de los que salieron más beneficiados fue el industrial Adrián de la Joya, amigo y socio de Villarejo, que habría actuado como intermediario entre la familia Pérez-Maura y el policía. Las pesquisas señalan que De la Joya cobró al menos 2,1 millones de euros por esa labor de enlace y asesoramiento. Lo hizo a través de varias mercantiles, una de ellas ubicada en Oriente Medio. Ese dinero no ha sido aún bloqueado pero, según refleja el sumario de la causa, al que ha tenido acceso El Confidencial, los investigadores intervinieron a De la Joya, que oficialmente reside desde hace años en Suiza, cinco coches de lujo que tenía aparcados en los bajos de un edificio situado en la calle Lagasca de Madrid.

Los cinco vehículos son una berlina Audi S8 valorada en 136.400 euros; un Mercedes Benz AMG G63 estilo 4x4 tasado en 163.900 euros; un deportivo marca Porsche y modelo 911 Targa 4S de hasta otros 173.000 euros; un segundo Porsche 911 pero modelo GT3 de 157.000 euros, y, por último, el más exclusivo de todos, un Ferrari 488 GTB de 238.000 euros. Todos los vehículos han quedado bajo custodia policial y, en el caso de que el procedimiento termine en condena, serán subastados para cubrir una hipotética responsabilidad civil que por ahora ya alcanza cifras multimillonarias. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de JOSÉ MARÍA OLMO - El Confidencial
 

LO + Leído...