viernes, 7 de junio de 2019

(Francia) Nutella reanudó labores tras huelga

La principal fábrica de Nutella volvió a funcionar el miércoles al concluir una huelga convocada en protesta por las condiciones salariales.
Ferrero, la empresa dueña de la marca, anunció que la planta reanudó su "actividad normal" durante la noche.

La fábrica, en Villers-Ecalles en Normandía, Francia, estuvo prácticamente paralizada por una semana en que activistas del sindicato Fuerza Laboral impidieron a los camiones entrar o salir de las instalaciones.

Prescillia Bourguignon, portavoz de la gerencia, dijo que hubo "progreso positivo" en las negociaciones.

La planta produce 600,000 frascos diarios de manteca de chocolate y almendras, una cuarta parte de la producción mundial.

El sindicato dijo que 160 de los 350 trabajadores participaron del paro en reclamo de un aumento salarial de 4.5 %, una bonificación por única vez de 900 euros y mejores condiciones de trabajo.

MÁS DE LA PROTESTA
Los trabajadores de la fábrica de Nutella más grande del mundo, enfrentados con la patronal en negociaciones salariales paralizaron la planta.

El martes crecían las tensiones en la planta de Villers-Ecalles, donde trabajadores del sindicato Fuerza Obrera (o Fuerza Laboral) impidieron la entrada y salida de camiones desde hacía una semana.

La fábrica produce diariamente 600,000 frascos del alimento untable de chocolate y avellanas que aman tanto adultos como niños.

Al cabo de seis días de vanos intentos para poner fin al enfrentamiento, Ferrero, la empresa dueña de Nutella, amenazó con multas a los trabajadores que participan del bloqueo.

Pero los sindicatos no se arredran. Fuerza Obrera dijo que 160 de los 350 trabajadores participan del paro en reclamo de un aumento salarial, una bonificación única y mejores condiciones laborales.

"Es la guerra, la furia crece", dijo el activista sindical Fabien Lacabanne en un comunicado.

Dijo que la empresa aceptó aumentar 1.7 % los sueldos más bajos y otorgar una bonificación de hasta 400 euros, que los sindicados consideran insuficiente dado el aumento del costo de vida. Los sindicatos dijeron que las condiciones de trabajo se han deteriorado y crecen las presiones para aumentar la productividad.

Ferrero, de propiedad italiana, dijo que trataría de proteger a los trabajadores que no hacen huelga, y estuvo dispuesto al diálogo, pero solo si se levantaba el bloqueo.

La próxima reunión de los negociadores se programó para el 13 de junio.

La última huelga en Villers-Ecalles fue en 2011.

FUENTE: Con información de AP - elsiglocoahuila.mx
 

LO + Leído...