domingo, 11 de febrero de 2018

Gobierno de Trump plantea nuevas reglas para atacar a inmigrantes que buscan la residencia permanente

El gobierno de Donald Trump buscaría dificultar que los inmigrantes que viven en Estados Unidos obtengan la residencia permanente si ellos o sus hijos – incluso si nacieron en este país — solicitan y usan programas de asistencia social, según un documento del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).

El borrador del DHS establece que los agentes de inmigración podrían analizar el uso de algunos beneficios financiados por los contribuyentes, como la asistencia alimentaria, para determinar si los inmigrantes pueden convertirse en una carga pública, de acuerdo con la agencia Reuters, que tuvo acceso a la información.

Enlace Relacionado...
- A estos inmigrantes legales el gobierno de Trump quiere impedirles el acceso a la residencia permanente

“Los no ciudadanos que reciben beneficios públicos no son autosuficientes y dependen del gobierno de Estados Unidos y las entidades estatales y locales para obtener recursos en lugar de sus familias, patrocinadores u organizaciones privadas”, señala el documento.

“La recepción de beneficios públicos de un extranjero se paga a expensas de los contribuyentes y la disponibilidad de beneficios públicos puede proporcionar un incentivo para que los extranjeros migren a Estados Unidos”, añade el borrador.

Entre los registros que podrían ser verificados por los funcionarios de inmigración está la inscripción de los hijos a programas preescolares del gobierno o a subsidios para el pago de servicios públicos o la primas de seguro de salud, según Reuters.

Esta modificación a las reglas, que es una clara desviación de las pautas actuales, representaría un ataque directo del gobierno de Trump a la inmigración legal, lo que se suma a otras iniciativas de la misma naturaleza, como la cancelación de DACA y del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) a salvadoreños, así como la intención de poner fin a la lotería de visas.

Según el boceto de las nuevas normas visto por Reuters, se consideraría a un inmigrante un “gasto público” si depende de “cualquier ayuda del gobierno en forma de efectivo, cheques u otras formas de transferencias monetarias, o la asistencia gubernamental en forma de asistencia, servicios u otro tipo de ayuda”.

“Esto va asustar a mucha gente para sacar a sus hijos de la asistencia sanitaria necesaria, programas escolares, programas de nutrición infantil, programas básicos de subsistencia que han mantenido a la población sana y apta para trabajar”, opinó Charles Wheeler, director de capacitación y asistencia legal de Catholic Legal Immigration Network Inc.

FUENTE: Agencias - https://mundohispanico.com
 

LO + Leído...