miércoles, 18 de julio de 2018

(Panamá) Otra fuga pone en entredicho el sistema carcelario

Shy Dahan estaba privado de libertad en el pabellón 6 del Centro Penitenciario La Joyita, en Pacora. Pero, como ningún otro detenido, tenía privilegios para salir y entrar del centro penitenciario a placer. El 14 de junio de 2018, a las 9:45 a.m., Dahan salió de su celda sin uniforme, sin esposas y sin custodios, como habitualmente lo hacía, en un carro de la policía, pero esta vez no regresó. La fuga fue comunicada un día después, mediante un informe amañado por las autoridades de La Joya. Esto a pesar de que las primeras horas son cruciales en el proceso de recaptura.

Así consta en un expediente de la Fiscalía Superior de Atención Primaria de la Procuraduría de la Nación y que se sustentó ayer ante la jueza de garantías Doris Medina.

Tres miembros de la policía —un comisionado, un mayor y un teniente— están involucrados en este caso por propiciar las condiciones para la fuga. Además, tres miembros del Sistema Penitenciario Nacional —el director del penal, el subdirector y un custodio— también están siendo sindicados por este caso, que pone en entredicho al sistema carcelario.

Los seis funcionarios (Ramón Castellano, Humberto Herrera, René Moreno, Plutarco Pedreshi, Elías Miranda y Donis Chávez) enfrentan cargos por evasión, infracción de los deberes de los servidores públicos y falsificación de documentos.

El reo de origen israelí fue extraditado desde España a Panamá para enfrentar un proceso contra el patrimonio económico, después de que la Interpol pusiera una alerta roja para su captura.

A su llegada a Panamá, el israelí fue trasladado al Centro Penitenciario La Joyita.

A diferencia de otros presos, Dahan contaba con muchos privilegios. Todos los días salía de su celda con destino a la oficina del comisionado jefe del penal, Ramón Castellano, para ingerir sus alimentos, indicó la fiscalía. Sin un permiso judicial, una señora de entre 37 y 38 años, de tez blanca, le llevaba sus alimentos.

El día de la fuga, muchos elementos se combinaron. Dahan salió del pabellón con el permiso del mayor Humberto Herrera, encargado de la seguridad del área, que a su vez obedecía órdenes de Castellano, máximo jefe de policía del penal, según la investigación.

El reo salió del pabellón camino a la oficina del jefe de la Policía, muy cercana al Control 1, donde se encuentra la salida del penal. Un carro policial lo esperaba para su traslado, según testimonios que recogió la fiscalía de parte de miembros del cuerpo de seguridad. ‘La salida del ciudadano se dio vulnerando todos los controles de seguridad', argumentó la fiscalía.

Ese mismo día, el supervisor del pabellón 6 alertó al jefe de la policía de la evasión. Castellano, sin embargo, respondió que el privado de libertad había regresado. Para convencer al funcionario, mandó a traer el libro de registro que llevaba el custodio Chávez, donde, en efecto, un gancho marcaba el regreso del reo.

‘Herrera me dijo ‘anota el regreso. No va a pasar nada, no te preocupes'. Al día siguiente, se formó el problema', contó Chávez a La Estrella de Panamá .

Ese día, Chávez no se encontraba en su puesto a la hora en que marcó la entrada del reo. Las cámaras tampoco registraron el ingreso del israelí. Como si fuera poco, el custodio anotó el nombre de ‘Shapy Sherry', un ciudadano que no está listado en el sistema penitenciario, indicó la fiscalía.

Flores, Pedreschi, Castellano, Herrera y Chávez insertaron información falsa en el libro de pabellones, causando un perjuicio a la administración de justicia y a la sociedad, argumentó la fiscalía.

En horas de la tarde del 14 de junio, Castellano, Herrera, Moreno Flores y otros policías se reunieron en una oficina central. El jefe de policía del penal quería dar las directrices para elaborar el informe de la fuga. Ordenó que se reportara el 15 de junio de 2018 como día de la evasión del israelí. Ese día informó de la fuga a su jefe inmediato, Alonso Vega Pino, director de la Policía Nacional.

Con esas órdenes mandó a uno de sus oficiales a elaborar y firmar el informe. Un oficial, en su declaración, dijo que se sintió presionado por su superior inmediato para firmar el documento. ‘Ejecutaron hechos con abuso de autoridad', argumentó la fiscalía durante la imputación de cargos.

En la búsqueda de pruebas, la fiscal Elisa Arosemena comprobó que las cámaras de la oficina del jefe de la policía habían desaparecido. ‘El único que la custodia y que tenía llaves era Castellano', declaró su secretaria, María Ábrego. La fiscalía comprobó que los conectores de las cajillas estaban sueltos. Una junta disciplinaria ordenó la destitución del comisionado que ganaba más de cinco mil dólares.

El director del centro penitenciario, Elías Miranda, interpuso la denuncia. Pero también está vinculado porque no tomó los controles para evitar que el privado de libertad saliera y entrara del penal. Su subalterno, el subdirector del penal, Plutarco Pedreschi, también contribuyó a la fuga del israelí, porque aprobó el movimiento del detenido del pabellón 6 a la oficina policial del comisionado.

En una audiencia, ayer, la jueza de garantías declaró legal la aprehensión de los seis vinculados al caso considerando que el proceso se dio dentro de los términos legales.

Entre las tesis que se barajan está que el israelí, que acumula un amplio prontuario que incluye estafas y fraude en diferentes países, pagaba por los favores que recibía. El ciudadano israelí estaba detenido desde el 16 de marzo de 2018, en La Joyita. Se conoció que este hombre había realizado una estafa por más de medio millón de dólares.

El antecedente de Ventura Ceballos

El miércoles 28 de diciembre de 2016, el dominicano Gilberto Ventura Ceballos escapó del pabellón 7 de máxima seguridad, en La Joyita, donde cumplía prisión preventiva. Estaba pendiente de juicio.

Un abogado que estuvo vinculado al proceso del dominicano y que pidió no ser identificado por su nombre aseguró que la fuga fue planificada con apoyo interno y externo. En efecto, a un cabo de la Policía Nacional se le imputaron cargos por su participación en la evasión del dominicano.

Ventura Ceballos estaba acusado del secuestro y homicidio de cinco jóvenes de origen asiático en La Chorrera. Recientemente, el dominicano fue condenado a 50 años de prisión por los secuestros y crímenes de los cinco jóvenes chorreranos, ocurridos entre 2010 y 2011.

Cuando ocurrió la evasión, las autoridades prometieron una investigación. Quince días después de la sorprendente fuga, se registró la renuncia del entonces director del Sistema Penitenciario.

Nueve meses después, el viernes 22 de septiembre de 2017, fue recapturado en Costa Rica. Ventura Ceballos se encontraba cerca de su residencia en Jacó, en un área costera y turística.

Portaba una cédula colombiana con el nombre de Carlos Alberto Aguirre Valencia.

LOS HECHOS
La fuga del israelí fue reportada el 15 de junio de 2018.

El ciudadano Shy Dahan salió del centro penitenciario La Joyita el 14 de junio de 2018 en un auto policial, según una investigación de la Fiscalía.

Seis personas están siendo procesadas por su participación en la fuga del israelita.

FUENTE: Marlene Testa - http://laestrella.com.pa - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...