martes, 12 de noviembre de 2019

(España) Pedro Sánchez y Pablo Iglesias alcanzan un preacuerdo de Gobierno con el líder de Podemos como vicepresidente

"Gracias, Pablo". "Gracias, Pedro". Lo que no fue posible en cinco meses de negociaciones se logró ayer en solo 24 horas. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han firmado hoy en el Congreso un preacuerdo de Gobierno que supone entregar al líder de Unidas Podemos una vicepresidencia del Ejecutivo socialista y ministerios a otros miembros de esta formación. Justo lo que el presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE se negó a hacer después de que Iglesias no aceptara en julio su oferta de una vicepresidencia social y tres ministerios se ha superado en tan solo unas horas.

Sánchez llamó ayer a Iglesias y en este escaso margen de tiempo ya han acordado un documento que guiará la política del nuevo Ejecutivo de coalición. Se trata de diez ejes de actuación en los que no aparece nada sobre la estructura del nuevo Gobierno. En una breve intervención tras la firma oficial ambos han señalado que se abordará justo después de la investidura. Iglesias ha asegurado que el nuevo Ejecutivo de coalición progresista combinará "la experiencia del PSOE con la valentía de Unidas Podemos" y trabajará por "el diálogo para afrontar la crisis territorial" en Cataluña y por la "justicia social como la mejora vacuna frente a la extrema derecha". "Lo que en abril era una oportunidad histórica se ha convertido en una necesidad histórica", ha dicho.

Los dos se han agradecido mutuamente su predisposición pero el líder de Unidas Podemos ha destacado la "generosidad" de Sánchez. Su reclamación siempre ha sido una representación proporcional a los votos que aporta, lo que supone al menos cinco carteras. En la frustrada negociación anterior Iglesias renunció, a petición del presidente, a ocupar un sillón en el Consejo de Ministros pero ahora tiene asegurada, según las fuentes consultadas, una vicepresidencia.

Profundamente enfrentados durante estos meses, Sánchez llegó a decir en una entrevista que no podría dormir con Unidas Podemos en el Gobierno y se ha pasado la campaña felicitándose de no haber pactado con ellos por sus diferencias sobre la crisis catalana. Iglesias ha defendido hoy que "es tiempo de dejar atrás cualquier reproche para trabajar codo con codo en la tarea histórica e ilusionante que tenemos por delante". "Para nosotros es un verdadero honor". Pedro Sánchez, ha añadido, "sabe que podrá contar con toda nuestra lealtad".

El jefe del Ejecutivo en funciones, igual de meloso que Iglesias, ha asegurado que "los españoles han hablado y nos corresponde a los dirigentes políticos traducir su voluntad y superar la situación de bloqueo". Sánchez ha obviado todos los inconvenientes que para él suponía un pacto con Podemos y ha manifestado que la vez anterior "no fue posible aunque estuvimos muy cerca". "Somos conscientes de la decepción que supuso entre los votantes progresistas". "El proyecto político es tan ilusionante que supera cualquier desencuentro político que hayamos podido tener", ha afirmado. "Va a ser un Gobierno rotundamente progresista". ->>Vea más...

FUENTE: Con información de MARISOL HERNÁNDEZ - El Mundo
 

LO + Leído...