domingo, 16 de julio de 2017

Los Doritos nacieron en la basura de Disneylandia

Disneylandia es considerado el lugar más feliz de la Tierra y pocas pruebas más hacen falta teniendo en cuenta que allí, casi por accidente, se inventaron los Doritos. Su origen, como cuenta Business Insider, reside en un restaurante de temática mexicana inaugurado en 1955 y en unas tortillas demasiado duras.
Disneylandia abrió en California en el año 1955 y fue el único parque supervisado personalmente por Walt Disney. Solo unos meses después, el fundador de Fritos-Lay, Elmer Doolin, convenció a Disney para montar el restaurante mexicano Casa de Fritos en la zona del parque llamada Frontierland. Allí servían, entre otros, el “TaCup”, predecesor del taco de comida rápida que conocemos. Dentro del local, en el punto intermedio de un adorable muñeco y una terrorífica máquina expendedora, Frito Kid era una suerte de mascota dispensadora de paquetes gratuitos de fritos que hacía las delicias de los clientes asiduos.

Casa de Fritos comenzó a comprar tortillas de una compañía llamada Alex’s Food que se encontraba a 10 minutos de Disneylandia. Su dueño, Alex Morales, había empezado vendiendo tamales en una camioneta después de trasladarse desde México. Fue pocos años más tarde, en 1960, cuando uno de los vendedores de Alex's Food se dio cuenta de que el restaurante de Disneylandia tiraba a la basura las tortillas de maíz que se habían vuelto duras. Se dirigió a uno de los cocineros y le sugirió que, en lugar de tirarlos, los cortara, frieran y los transformara en lo que llamarían tortilla chips. Tras ver el éxito que consiguió el improvisado aperitivo, que no fue notificado a cargos superiores de Frito, Casa de Fritos comenzó a incluirlos en el menú.

Un año después, el vicepresidente de marketing de la nueva Frito-Lay Co., Arch West, se percató de la existencia de este nuevo manjar que ofrecían en Disneylandia y, como todos, cayó en sus redes. Contrató a Alex’s Food para hacerlas y, finalmente, los Doritos nacieron oficialmente en 1964 y se distribuyeron en Norteamérica dos años después con anuncios tan entrañables como estos. Y de ahí, al mundo entero.





FUENTE: http://www.elconfidencial.com