jueves, 31 de agosto de 2017

(España) Barajan que el niño de Elda muriese al ver el ataque a la pareja de su padre de acogida

Pasadas las 21:00 de este miércoles, una mujer de Elda (Alicante) escuchó un grito en su edificio y decidió salir al rellano para ver qué ocurría. Tras advertir que la puerta de uno de sus vecinos estaba entreabierta, optó por entrar en la vivienda, y fue entonces cuando se dio de bruces con la escena del crimen: en el domicilio, una embarazada que había sido maniatada pedía auxilio, presentando además claros signos de violencia en el cuerpo. De todos modos, la parte que más le costará olvidar a esta vecina de Elda es la que se encontró sobre el suelo, donde yacía el cadáver de un niño de ocho años.
El suceso, adelantado por el 'Diario Información de Alicante', todavía se está investigando, pero ya son varios los datos que se han revelado al respecto. En este sentido, desde la Policía Nacional explican a El Confidencial que todavía es demasiado pronto para saber si el menor fue asesinado, y apuntan a que habrá que esperar a los resultados de la autopsia. "El niño padecía diversas patologías y podría haber sufrido una parada cardiorrespiratoria ante lo ocurrido", argumentan los agentes. Además, el cuerpo del pequeño no presentaba heridas de arma de fuego o de arma blanca, ni tampoco signos aparentes de violencia.

Por otra parte, en lo que se refiere a la mujer que encontraron maniatada junto al cadáver, los agentes han confirmado que es la novia del padre de acogida del menor, quien no se encontraba en ese momento en el domicilio porque estaba trabajando. "Sufrió tocamientos y golpes, pero no la violaron", aseguran fuentes del cuerpo a este diario. La mujer, embarazada y de unos 40 años, fue trasladada en estado de 'shock' al Hospital General Universitario de Elda, donde ha permanecido ingresada toda la noche.
Según confirman fuentes cercanas a la investigación, las pesquisas se centran, de momento, en dos hombres que habrían sorprendido en el rellano a la mujer y al niño cuando ambos se disponían a salir a la calle poco antes de las nueve de la noche. "Llevaban casco de moto, eso es todo lo que sabemos. Además, podría haber algún cómplice que los estuviera esperando fuera del edificio", explican. De todos modos, por ahora se descarta el móvil del robo, ya que "no faltaban objetos de valor en la vivienda; solo estaba removida".

El niño llevaba cuatro años viviendo en Elda
El niño fallecido vivía desde los cuatro años con sus padres de acogida y era muy conocido en Elda, donde su padre ejerce como entrenador deportivo. "Estudiaba con mi hijo y estaba muy integrado", explica a El Confidencial un hombre cercano a la familia. "Normalmente se quedaba con su madre de acogida, pero justo esta semana le tocaba a él por vacaciones", añade. Aunque el menor sufría autismo y tenía problemas de movilidad, esto no le impidió apuntarse a un club de triatlón, llegando incluso a participar en alguna carrera en el último año. En lo que se refiere a la mujer que se encontraba con él cuando falleció, el padre de acogida mantenía una relación sentimental con ella desde hace algo más de un año.
El suceso ha conmocionado a la localidad y el alcalde, el socialista Rubén Alfaro, ha convocado a las 10:00 a la junta de portavoces del ayuntamiento para proponer una declaración institucional de condena y un día de luto oficial con banderas a media asta y la suspensión de cualquier actividad institucional. Además, el regidor ha mediado con el Centro de la Mujer de la Generalitat para poner a disposición de la familia todo el apoyo que requiera.

FUENTE: Con información de Pablo Gabilondo - https://www.elconfidencial.com