martes, 28 de agosto de 2018

La educación en Panamá: atraso o negligencia

Aún continuamos usando los métodos y libros de enseñanza que nosotros, los baby boomers tuvimos en los años cincuenta y sesenta... es decir que seguimos una ruta similar con cambios menores.

A esto es lo que apuesta cierta clase social: impedir el desarrollo intelectual de la población para seguir con el control de las arcas del Estado y haciendo justicia a su modo.

La educación debe modernizarse, actualizarse a los tiempos modernos.

Antes se decía que cada niño venía al mundo con su pan debajo del brazo.

Pues bien, los tiempos han cambiado; estamos en la tercera fase de la era digital. Ahora los niños vienen al mundo con un "smartphone" debajo del brazo.

Economicamente es más práctico entregar un 'Notebook' a cada estudiante y mucho más efectiva la educación en tiempo y profundidad, además de que es la técnica moderna de enseñanza.

Los niños y los jóvenes de hoy no entienden de la era de Gutenberg.

Son cibernautas y el 70% de su tiempo están navegando en el internet.

Hay que usar este factor en su enseñanza y desarrollo.

Los maestros y profesores deben estar a su altura y guiarlos en esta nueva autopista de la enseñanza; en esta nueva galaxia del saber.

Deben ser los capitanes de esta nueva nave intergaláctica llamada educación moderna.

La inclusión digital está presente en la mayoría de los hogares en Panamá, no importando su clase social, con los smartphones, el internet y las redes sociales.

Mientras tanto en las escuelas esta presencia disminuyó en los últimos años.

Era la visión que tenía la exministra Lucy Molinar y el programa de una PC a cada estudiante, que a pesar de los detractores y los movimientos retrógrados de los educadores, fue exitoso hasta que este gobierno suspendió el programa, para "avanzar" en su programa "el pueblo es primero"... que aún no lo ha sido.

No eran cualquier PCs. Erán especiales para estudiantes.

Diseñadas en Panamá en conjunto con Microsoft e Intel.

Con medidas y tecnología de seguridad en el software para evitar un uso distinto a lo educativo; seguridad contra pérdida o robo.

Se perdió lo mucho o poco que se desarrolló.

Retrocedimos.

El Foro Económico Mundial así lo reflejó en su último reporte del Índice Global de Competitividad, tal como podemos apreciar en este cuadro:


La tecnología llegó para quedarse.

La tecnología de ayer hoy ya es obsoleta y la de hoy, mañana lo será.

El mercado exige cada vez más y mejores herramientas tecnológicas, y cuando hablo del mercado hablo en todas las áreas que nos rodean y que se conoce como IoT...Internet of Thing (Internet de las Cosas).

Todo equipo nuevo en nuestras vidas está siendo diseñado para acoplarse a estas tecnologías... y los fabricantes tienen que responder a esas necesidades.

Si nuestra niñez no está preparada para esta nueva época, sucumbirá.

Las profesiones tradicionales cada día se irán reduciendo o desapareciendo y las nuevas profesiones basadas en la tecnología, serán las requeridas por la economía. 

Este es el problema a que nos enfrentamos ya hoy en día.

La oferta laboral no está acorde con la realidad de mercado o en otras palabras, no es lo que requiere la demanda.

Para muestra un botón.

De acuerdo con las estadísticas del INEC de la Contraloría General de la República (al 2015, fecha de última estadística disponible), el 80% de los graduados universitarios en Panamá escogieron carreras, que además de estar sobresaturadas de profesionales, dejarán de requerirse a mediano plazo.

Estas mismas estadísticas también demuestran que el 65% de los graduados son mujeres, más, la fuerza laboral de profesionales no presentan las mismas proporciones.

No es que no haya trabajo, es que no hay personal capacitado para lo que hoy se requiere.

Otra cosa es el nivel de educación.

Ya no basta  graduarse de universidad.

Se necesita maestría o quizás doctorado.

No podemos seguir degradando la educación dando subsidios o la llamada Beca Universal a estudianres flojos, fracasados y que solo sus padres piensan en que si no acuden al colegio, no tendrán este ingreso.

Hemos creado una raza de vagos y zombies y que al aburrirse se convierten en una nueva estructura social: los NINIs.

Los subsidios educacionales deben ser para los estudiantes que se interesan en seguir adelante y se partan el lomo estudiando y llenando de orgullo a sus padres.

El subsidio debe ser para los colegios que demuestren excelencia en educación; deben ser para crear laboratorios modernos.

El subsidio conocido como Beca Universal debe ser eliminado como existe actualmente y replantearse para que sea efectivo en la superación educativa. 

Y no hablemos de las infraestructuras de los colegios. Deplorables, infrahumanas, pestilentes, inadecuadas y vandalizadas.

Factor determinante en la calidad de la educación.

No existe un año escolar que no se inicie con decenas de escuelas y colegios con problemas en sus instalaciones y con carencia de educadores u otro tipo de colaboradores.

Entonces, se preguntarán qué tipo de educación requieren los jóvenes que están entrando a las escuelas?

La AI (Artificial Intelligence) está aquí.

Llegó no solo para quedarse sino para convivir en todos los aspectos de nuestras vidas.

Ya se vuelve realidad la ingeniería robótica.

Esta industria disminuirá la fuerza laboral en muchas áreas y el trabajo que se requerirá será más especializado.

Con el Internet de las cosas, cada vez más se utiliza tecnología para controlar los aparatos en los hogares, lo cual requiere de técnicos que aparte de saber reparar los aparatos deben tener conocimiento de redes.

Big Data, análisis masivo de datos para una industria específica o para un sector de la población, alta necesidad analítica para saber qué buscar.

Biomedicina, está línea también tiene un desarrollo muy amplio y combina los conocimientos biomédicos con la electrónica.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo nos movemos hacia el futuro.

¿Está nuestra educación capacitada o preparándose para esto? No lo creo.

Las universidades tibiamente ofertan las nuevas carreras necesarias para estas nuevas oportunidades que se vislumbran.

La inversión en una educación cónsona con los tiempos actuales como proyecto de Estado, es vital para contar con un gobierno moderno y una sociedad libre, con valores y moral.

Ex-Alumno del Instituto Nacional. Generación 64-65.

FUENTE: Con información de Antonio Mola - http://panamaamerica.com.pa ->> Ir
 

LO + Leído...