miércoles, 20 de febrero de 2019

(Argentina) Presunto abuso de niños sordos en dos continentes apunta a fallas del Vaticano (+Italia)

Cuando los investigadores invadieron y allanaron el religioso Instituto Antonio Provolo para Sordos, descubrieron uno de los peores casos de los escándalos de abuso que acosan a la Iglesia Católica: un lugar de silencioso tormento donde los fiscales dicen que los pedófilos se aprovechan de los niños más aislados y sumisos.
El alcance del supuesto abuso fue vasto. Los cargos están pendientes contra 13 sospechosos; una persona número 14 se declaró culpable de abuso sexual, incluida la violación, y fue condenada a 10 años de prisión. El caso del líder acusado, un sacerdote octogenario italiano llamado Nicola Corradi, se presentará ante un juez el mes próximo.

Corradi fue el director espiritual de la escuela y tuvo una carrera de décadas en dos continentes. Y así, su arresto a fines de 2016 planteó una pregunta inmediata: ¿Tenía la Iglesia católica algún sentido de que podía ser un peligro para los niños?

La respuesta, según una investigación del Washington Post que incluyó una revisión de documentos judiciales y de la iglesia, cartas privadas y docenas de entrevistas en Argentina e Italia, es que los funcionarios de la iglesia, incluido el Papa Francisco, fueron advertidos repetida y directamente acerca de un grupo de Presuntos depredadores que incluían a Corradi.

Sin embargo, no tomaron ninguna acción aparente contra él.

“Quiero que el Papa Francisco venga aquí, quiero que explique cómo sucedió esto, cómo lo supieron y no hicieron nada”, dijo una alumna de 24 años del Instituto Provolo, utilizando lenguaje de señas mientras sus manos temblaban de rabia. Ella y su hermano de 22 años, quien pidió el anonimato para compartir sus experiencias como menores de edad, se encuentran entre al menos 14 exalumnosque dicen haber sido víctimas de abusos en el internado ahora cerrado a la sombra de los Andes.

Vulnerables hasta el extremo, los estudiantes sordos solían provenir de familias pobres que creían fervientemente en la santidad de la iglesia. Los fiscales dicen que los niños fueron acariciados, violados, a veces atados y, en un caso, obligados a usar un pañal para ocultar la hemorragia. Al mismo tiempo, su capacidad limitada para comunicarse complicó su capacidad para contarles a otros lo que les estaba sucediendo. Los estudiantes de la escuela fueron abofeteados si usaban lenguaje de señas. Uno de los pocos gestos con las manos utilizadas por los sacerdotes, dicen las víctimas, fue una figura de índice, una demanda de silencio.

“Fueron las víctimas perfectas”, dijo Gustavo Stroppiana, el fiscal principal del caso.

Y, sin embargo, pueden no haber sido los primeros. Corradi, ahora de 83 años y bajo arresto domiciliario, también está bajo investigación por delitos sexuales en una escuela hermana en Argentina, donde trabajó desde 1970 hasta 1994. Y los ex alumnos de una escuela relacionada en Italia, donde Corradi trabajó anteriormente, lo identificaron uno de los sacerdotes que realizaron abusos sistemáticos durante más de cinco décadas. Las escuelas fueron fundadas y atendidas por sacerdotes de la Compañía de María para la Educación de los Sordos, una pequeña congregación católica que responde al Vaticano.

Los esfuerzos de las víctimas italianas para hacer sonar la alarma a las autoridades de la iglesia comenzaron en 2008 e incluyeron el envío de una lista de sacerdotes acusados ​​a Francis en 2014 y entregarle físicamente la lista en 2015.

Sin embargo, no fue la iglesia, sino la policía argentina, lo que cortó el acceso de Corradi a los niños cuando cerró la escuela Provolo en Lujan. Los fiscales argentinos dicen que la iglesia no ha cooperado completamente con su investigación.

Mientras Francis se prepara, esta semana, para organizar una cumbre histórica de obispos para abordar el abuso sexual clerical, las fallas en el caso –afectando al país de origen del papa en Argentina y al país de origen de la iglesia Católica Romana–, ilustran los fallos actuales de la iglesia para arreglar un sistema que ha permitido a los sacerdotes seguir abusando de los niños mucho después de haber sido acusados ​​por primera vez.

El abogado de Corradi rechazó varias solicitudes de entrevista para este artículo y no respondió a los correos electrónicos que buscaban hablar con el sacerdote. Los intentos de llegar a Corradi a través de su familia no tuvieron éxito. El Vaticano se negó a comentar sobre una lista detallada de preguntas.

Pero Anne Barrett Doyle, codirectora del sitio de seguimiento de abusos BishopAccountability.org, dijo que el caso Provolo “es verdaderamente emblemático”.

“La iglesia les falló abismalmente. El Papa los ignoró, la policía respondió”, dijo. “Es un claro ejemplo de la tragedia que sigue ocurriendo”. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Ahora Digital
 

LO + Leído...