viernes, 22 de febrero de 2019

(Colombia) La frontera gira alrededor del concierto Venezuela Aid Live

No hay un espacio en la ciudad de Cúcuta, programa de radio o televisión en el que no se hable del concierto que ha sido denominado “el más grande de la historia de la frontera”. Las cadenas hoteleras están repletas de reservaciones. 350 habitaciones están ocupadas.
“No hay habitaciones” es la respuesta de todos los hoteles en Cúcuta, sin importar las estrellas o la calidad, cuando se llama para hacer una reservación del 21 al 23 de febrero. La capital del Departamento Norte de Santander – Colombia promete estar repleta de gente de diversas naciones para lo que se ha denominado “el concierto más grande de la historia en la frontera”, que se realizará este viernes 22 de febrero sobre el Puente Internacional de Tienditas, llamado recientemente “puente de la unidad”, por ser donde se encuentra la ayuda humanitaria.

No hay espacio en donde no se hable del concierto #VenezuelaAidLive. Todos quieren entrar y la pregunta de si es gratis y por dónde se debe pasar es común sobre todo en taxistas que llevan y traen información, y en las calles de La Parada de Cúcuta, de las que se adueñaron los vendedores informales venezolanos.

Durante las últimas 72 horas se ha observado un incremento en la cantidad de venezolanos que cruzan a Villa del Rosario en búsqueda de alimentos, medicinas y cauchos. La cola de vehículos desde la avenida Bolívar hasta el sector conocido como La Parada de Cúcuta puede ser de hasta casi una hora. La mayoría son taxis, de los cuales se bajan venezolanos con bolsas en mano, provenientes de supermercados del centro de la ciudad.

La contaminación sonora, visual y olfativa es innegable. Ha incrementado la basura arrojada en las aceras del sector. La arena de los espacios que funcionan como islas se ha soltado con el paso de los peatones, y el ruido es cada vez mayor, no solo por quienes gritan los precios de lo que ofrecen, sino también por el ruido de las cornetas, de las carretillas que van arrastrando el mercado y de los propios ciudadanos que hacen un camino de hormigas, sobre todo de regreso a Venezuela.

Los controles de ingreso al Puente Internacional Simón Bolívar, que comunica a San Antonio del Táchira con Villa del Rosario, son los mismos desde Migración Colombia: Solicitan la Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF) con la cédula de identidad venezolana, o en su defecto el pasaporte vigente sellado.

De lado venezolano el control es más riguroso. Hasta la semana pasada los funcionarios de la Guardia Nacional revisaban poco a quienes pasaban, pero ahora todos los bolsos son inspeccionados y si se trata de un periodista son más rigurosos. La presencia de la prensa sigue siendo incómoda para los funcionarios militares del Destacamento 212, quienes no permiten hacer fotografías en la avenida Venezuela de San Antonio del Táchira, ni del lado venezolano del puente.

Los puntos de control desde San Cristóbal hasta San Antonio aumentaron. De dos pasaron a ser cinco. La revisión minuciosa de los funcionarios militares puede tardar hasta 40 minutos: chequean maletas, carteras, documentos y verifican detalles de los vehículos.



 ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Mariana Duque - El Pitazo
 

LO + Leído...