lunes, 27 de mayo de 2019

(España) El sorpaso tendrá que esperar: el viejo bipartidismo de PSOE y PP se refuerza

Una paradoja, según la Real Academia, es algo aparentemente contrario a la lógica. Y eso es, precisamente, lo que ha ocurrido este 26-M, en el que el Partido Popular (PP) ha salvado los muebles en algunos de sus principales feudos —como sucedió en Andalucía— con los peores resultados en décadas: un 22,23% de los votos en el conjunto del país en las elecciones locales. Habría que remontarse a 1987, cuando todavía era Alianza Popular, para encontrar unos resultados tan pobres. Pero si se mira a las elecciones europeas, el resultado es, incluso, más paupérrimo: un 20,13%. A nada menos que 12,7 puntos del PSOE.

La paradoja, en este caso, es que podrá gobernar en muchos municipios (en 2.523 ha logrado ya mayoría absoluta) sin ser el partido más votado. Es decir, en contra de una de sus señas de identidad electorales, que históricamente han pasado por entregar el gobierno municipal a la candidatura más votada. ¿La razón? Al tratarse de unas elecciones muy polarizadas entre derecha e izquierda, el ganador en cada uno de los bloques se lo lleva todo. Y en este caso, ha beneficiado al PP.

Algo parecido le sucede al Partido Socialista, que ha emergido como claro ganador de las elecciones municipales, aunque no hay que olvidar que el 29,26% obtenido este 26-M es su tercer peor resultado en 40 años de democracia municipal (solo empeorado por lo que ocurrió en 2011 y 2015). Como le ocurre al PP, gobernará, sin embargo, en muchos territorios por ser el partido más votado de la izquierda (ya ha logrado mayoría absoluta en 2.245 alcaldías). ->>Vea más...

FUENTE: Con información de CARLOS SÁNCHEZ - El Confidencial
 

LO + Leído...