jueves, 26 de septiembre de 2019

(EE.UU.) El 'impeachment', la arriesgada apuesta demócrata contra Trump

La apertura de una investigación en la Cámara de Representantes para el posible inicio de un juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha desatado la caja de los truenos en la política norteamericana, sin que por ahora esté claro quién puede salir beneficiado de este arriesgado movimiento.

El Partido Demócrata se había mostrado dividido en estos últimos meses, con un sector más combativo que reclamaba a gritos el impeachment y un ala más moderada, liderada por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que se había mostrado más cauta ante el que sería el cuarto inicio de un juicio político en la historia de Estados Unidos.

La gota que ha colmado el vaso cayó el 25 de julio, cuando Trump habló por teléfono con su homólogo de Ucrania, Volodimir Zelenski. Parte del contenido de esta llamada hizo saltar las alarmas de un miembro de la Inteligencia que advirtió de una posible presión inaceptable por parte del mandatario norteamericano, según las filtraciones de los últimos días.

A la espera de conocer el contenido exacto de la llamada, Trump sí ha reconocido que habló con Zelenski del exvicepresidente Joe Biden y de su hijo, Hunter, aunque no se ha referido al alcance de la conversación y si, como apuntan varios medios, pidió que se examinasen presuntas irregularidades bajo la amenaza velada de una reducción de la ayuda a Ucrania.

Pelosi extrajo de las declaraciones de Trump que este "ha admitido que pidió al presidente de Ucrania que llevara a cabo acciones que le beneficiaran políticamente", lo que podría suponer una violación "grave" de la Constitución. "Las acciones de la Presidencia Trump han revelado el hecho deshonesto de la traición del presidente a su jura del cargo, una traición a la seguridad nacional y a la integridad de las elecciones", subrayó.

La jefa de la Cámara de Representantes, la tercera autoridad del país por debajo del presidente y el vicepresidente, recordó a Trump que "nadie está por encima de la ley", por lo que confirmó la apertura de una investigación oficial para determinar la viabilidad de un futuro impeachment.

La Constitución establece que un presidente puede ser cesado por "traición, soborno, crímenes u otros delitos menores", una definición ambigua que durante procesos anteriores ha abarcado desde situaciones de presunta corrupción a abusos de poder. No tiene que tratarse necesariamente de un delito penal ni es necesario demostrar nada más allá de toda duda.

La Comisión Judicial de la Cámara ha liderado históricamente las investigaciones para un juicio político, pero los líderes del Partido Demócrata también pueden optar por poner a cargo a un comité seleccionado 'ad hoc'. Los demócratas son mayoría en la Cámara Baja, por lo que podrían acusar a Trump sin ningún voto republicano. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Agencias - infolibre.es
 

LO + Leído...