miércoles, 6 de noviembre de 2019

Irán empieza a inyectar el gas de uranio en las centrifugadoras de su complejo nuclear de Fordow

Este 6 de noviembre, Irán ha dado el cuarto paso para disminuir sus compromisos en el marco del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés) y ha empezado a inyectar gas de uranio en las centrifugadoras del complejo de Fordow, recoge Reuters.

Tras este paso, la instalación, que tenía carácter de centro de investigación, se convierte en un complejo nuclear activo.



"Con la presencia de inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica [OIEA], Irán empezó a inyectar el gas [de uranio] en las centrifugadoras de Fordow", cita la agencia a medios locales.

Por su parte, un portavoz de la OIEA confirmó a través de un comunicado que sus especialistas se encuentran monitoreando 'in situ' las actividades que se realizan en Fordow. "Los inspectores de la agencia están en el terreno en Irán y reportarán cualquier actividad relevante a la sede de OIEA en Viena", indicó.

La medida fue anunciada este martes por el presidente del país, Hasán Rohaní. Esta medida y los pasos que Teherán ya había anunciado "se pueden revertir": cuando otros firmantes del pacto nuclear regresen a sus compromisos completos del Plan Integral de Acción Conjunta los iraníes harán lo propio, manifestó Rohaní.

El 8 de mayo de 2018, el presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció que Washington abandonaba el JCPOA porque no había impedido que Irán enriqueciera uranio y acusó a Teherán de violar los términos de ese pacto y buscar de forma activa hacerse con armamento nuclear.

Posteriormente, Teherán pidió ayuda a la Unión Europea para aliviar las sanciones que le impuso Washington e Irán advirtió repetidamente que reduciría gradualmente los compromisos del JCPOA si no sucedía hasta que Rohaní anunció el pasado mayo que su país dejaría de cumplir con dos puntos de ese acuerdo.

A principios de julio, Irán activó la primera fase de esta estrategia al suspender la venta de uranio enriquecido y el excedente de agua pesada, como estipulaba el JCPOA, mientras que realizó la segunda fase ―enriquecimiento de uranio a más del 3,6 %, el nivel establecido por el convenio― poco después.

Ya en septiembre, Teherán dio un tercer paso al poner en funcionamiento 20 centrifugadoras IR-4 para enriquecer uranio, en vez de las 10 que permitía el JCPOA. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Actualidad RT
 

LO + Leído...