miércoles, 15 de enero de 2020

La polémica relación de Meghan Markle y el príncipe Harry con Frank Giustra en Canadá

Durante seis semanas la isla de Vancouver fue el refugio en el que Meghan Markle y el príncipe Harry, además de descansar, decidieron que era momento de poner en marcha su plan de dejar de ser miembros senior de la Casa de Windsor, lo que ha provocado una "revolución" en la monarquía del Reino Unido.

El lugar en el que los duques de Sussex encontraron la fuerza necesaria para visualizar su nuevo rol en la corona británica fue una mansión que tiene por nombre Mille Fleurs, acondicionada con ocho habitaciones, 10 baños y dos playas. Es propiedad del cofundador del estudio cinematográfico Lionsgate, Frank Giustra.

Para evitar suspicacias se sabe que Giustra no le cobró a la royal couple nada por permitirles vacacionar en Vancouver todo ese tiempo, ya que la invitación se logró a través de una conocida en común. Frank es muy cercano a David Foster, productor musical casado con la estrella de Broadway Katharine McPhee, amiga de la infancia de Meghan, con quien fue a la escuela.


Pero la historia de cómo el productor cinematográfico adquirió Mille Fleurs es polémica. Según reportes de la prensa internacional, Giustra compró la mansión en 2014 por 14 millones de dólares, cifra que no quería que se revelara y que lo tiene muy en descontento, ya que se dice que el acuerdo podría tratarse de lavado de dinero.

La información asegura que el canadiense no compró directamente la vivienda, sino que adquirió acciones de Towner Bay Country Club Ltd, entidad que es dueña de 27 residencias en la zona, así que las llaves de la mansión las recibió de forma complementaria. Por eso el nombre de Giustra no aparece en el registro de la propiedad.

Ahora que Meghan decidió regresar a Canadá para alejarse de la crisis en Gran Bretaña, se sabe que tampoco paga los 118 mil euros —que aproximadamente cuesta rentar la mansión—, ahora quedará saber si estás revelaciones no provocarán incomodidad y tenga que buscar otro lugar, aunque las conexiones de Giustra son de la mejores.

Además de ser codueño del estudio que produjo Los Juegos del Hambre, Crepúsculo y La La Land, Frank hizo fortuna como corredor de Bolsa y también se acercó a la política a través de convertirse en donante de 50 millones de euros a la fundación de Bill Clinton. Se habla de que hizo uso de esa amistad presidencial para iniciar su empresa de uranio en Kazajistán.

FUENTE: Con información de quien.com
 

LO + Leído...