miércoles, 12 de agosto de 2020

(Colombia) Tribunal responsabiliza al Estado por tortura psicológica contra la periodista Claudia Julieta Duque

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca declaró que el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), la Fiscalía el Ministerio del Interior son los responsables del daño producido a la periodista Claudia Julieta Duque Orrego, como consecuencia la tortura psicológica sistemática que ejerció el DAS en su contra, por su labor periodística y de investigación del crimen del humorista Jaime Garzón.
La decisión se tomó luego de que la periodista interpusiera en 2012 una demanda por haber sido víctima de “chuzadas”, seguimientos, desprestigio, asedio y otras conductas ilegales ejecutadas en su contra desde el 23 de julio de 2001 hasta abril de 2010. Y por la falta de protección y demoras en las pesquisas judiciales.

“El Estado no solo no protegió a la demandante de dichas injerencias o ataques, sino que fueron las mismas Instituciones oficiales las que realizaron tales injerencias arbitrarias e ilegales en la vida privada de Claudia Duque. No solo por haber interceptado sus llamadas telefónicas y por haber revisado sus correos electrónicos, sino por haber infiltrado fuentes humanas en su esquema de seguridad, haber construido todo una base de datos con información de inteligencia no autorizada, por haber hecho seguimiento a los desplazamientos dentro y fuera del país que hizo la demandante y, en general, por el asedio del que fue víctima”, señaló el Tribunal.

El 23 de julio de 2001 Duque fue víctima de un secuestro en la modalidad de “paseo millonario”, en el que sus captores le dejaron claro que lo que le sucedía tenía relación con su trabajo de investigación independiente por el homicidio del también periodista, Jaime Garzón Forero. La persecución fue tal que, en 2010, se vio obligada a entregar el esquema de seguridad que tenía y partir hacia el exilio pues, tal como lo indicó, existían informes de inteligencia elaborados por sus conductores supuestamente de confianza, así como la aparición de un hombre armado en cercanías de su residencia. Durante esos nueve años la periodista tuvo que salir del país tres veces.

“El actuar del DAS en extralimitación de sus funciones llevó al punto de crear todo un manual de instrucciones para intimidad y amenazar. Dicho manual se construyó a partir de un mensaje grosero y de alcance perturbador y desorientador en el aspecto psicológico, que pretendía alterar la tranquilidad de la persona que lo recibía. Fue elaborado con recomendaciones de profesionales con mucha experiencia. En esta labor participaron analistas con experiencia en manipulación de la información, con el fin de desviar la atención sobre el ejecutor del mensaje y ocultar la planeación y verdadera autoría de la comunicación”, agrega el fallo. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de El Espectador
 

LO + Leído...