viernes, 7 de agosto de 2020

(Panamá) Cuestionan ataque frontal contra fiscales que investigan el caso Odebrecht

Mientras Suiza y Estados Unidos continúan avanzando con investigaciones multimillonarias sobre sobornos de Odebrecht, la fiscal anticorrupción clave de Panamá enfrenta un ataque frontal, dice el abogado y columnista Rodrigo Noriega en un análisis de La Prensa.
La Fiscalía Especial Anticorrupción, la fiscal principal, Tania Sterling, se ha encargado de rastrear la red de compañías fantasmas y cuentas bancarias que conformaron el corazón de la causa criminal, y en junio ordenó la investigación en junio. pasado del ex presidente Ricardo Martinelli. Semanas antes, el fiscal Zuleyka Moore fue retirado del caso por el nuevo Fiscal General, Eduardo Ulloa.

Un aluvión de acciones legales contra Sterling dejó la investigación del magnate de los supermercados en manos de la fiscal recién llegada Azucena Aizpurúa.

El enjuiciamiento de delitos es una actividad complicada que requiere especialización y mucha experiencia en el tema. Investigar robos de ganado no es lo mismo que robo de identidad u otro delito informático. Tampoco los delitos comunes son intercambiables con operaciones sofisticadas de lavado de dinero, dice Noriega.

Más complejo
El caso Odebrecht es la investigación más compleja que haya llevado a cabo el Ministerio Público. Incluye el seguimiento de transacciones en múltiples jurisdicciones y, por lo tanto, una traducción de documentos del portugués, inglés, alemán y posiblemente otros idiomas. El número de acusados, testigos y expertos, junto con los documentos que deben analizarse, requiere una comprensión clara del caso y su evolución.

Si bien el caso Odebrecht en Panamá ha tenido muchos contratiempos, el 27 de julio la fiscal adjunta Julia Nestor, de la Fiscalía Federal del Distrito Este de Nueva York, afirma que la investigación que involucra a los hermanos Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares y 12 otras personas requirieron la cooperación de cuatro jurisdicciones y tres años para compilar documentos y testimonios.

El equipo especial anticorrupción de Panamá se diseñó originalmente como una oficina con múltiples jefes, entre los cuales se encontraban los más conocidos: Tania Sterling, Zuleyka Moore , Ruth Morcillo y Vielka Broce .

Aunque el fiscal Broce se jubiló anteriormente, el equipo recibió un premio cuando en febrero, el nuevo Fiscal General, incorporó a dos novatos en la Fiscalía Especial Anticorrupción: Anilú Batista y Azucena Aizpurúa. Unos meses más tarde, en medio de la pandemia, el abogado Ulloa hizo una rotación, retirando al Fiscal Moore de la Fiscalía Especial Anticorrupción, y al Fiscal Aurelio Vásquez, quien estaba a cargo de las investigaciones en los llamados casos de Blue Apple. y del caso de escuchas telefónicas y fue trasladado a la oficina del fiscal de familia.

En el caso de Blue Apple, se utilizó un esquema de cobro de recargos y lavado de sobornos muy similar al de Odebrecht. El caso de escuchas telefónicas está pendiente de dos apelaciones de anulación y la Segunda Sala de la Corte Suprema podría analizar la sentencia del Tribunal de Primera Instancia del 26 de agosto de 2019, quien declaró a Ricardo Martinelli "no culpable". Sin el fiscal Vásquez, ambos casos están debilitados.

El 30 de junio, Sterling ordenó la investigación del ex Martinelli por presunto lavado de dinero relacionado con el caso Odebrecht. Sterling, un conocido jurista de la Fiscalía, fue atacado en las redes sociales y fue objeto de múltiples acciones legales: dos denuncias penales que reclamaban $ 10 millones en daños; Dos desafíos ante el Duodécimo Tribunal de Circuito Penal, por no conocer la incapacidad médica del ex presidente y por haber participado en la preparación de su extradición de los Estados Unidos. Se presentó una queja con Ulloa contra Sterling y se presentó una advertencia de inconstitucionalidad contra su actuación, alegando que Martinellis está protegida por el principio de especialidad.

En el sistema inquisitivo mixto, bajo el cual se desarrolla el caso Odebrecht, los desafíos deben ser resueltos por el tribunal que escucha el caso, es decir, el Duodécimo Tribunal del Circuito Penal, dirigido por el juez Óscar Carrasquilla. En cuanto a la advertencia de inconstitucionalidad, las reglas establecen que Esta apelación no detiene los procesos, excepto en la etapa de sentencia.

En cualquier caso, la hoja de ruta procesal de Sterling continuaría siendo socavada por las denuncias penales, la denuncia disciplinaria y la amenaza velada anunciada públicamente, de que los salarios de los funcionarios del Ministerio Público y un investigador de alto perfil serían secuestrados.

FUENTE: Con información de newsroompanama.com
 

LO + Leído...