martes, 29 de diciembre de 2020

(España) Messi asegura que le gustaría irse del Barça para después volver y trabajar en el club


Leo Messi le concedió a Jordi Évole la entrevista que le había postergado durante el confinamiento (no le gusta hablar de temas serios, asuntos graves o política en público) y dejó esta noche de domingo en La Sexta, a su manera, un titular sobre su futuro. Decidirá a final de año y no se moja, y hará lo que sea mejor para el club y para él: lo que le digan el corazón y la cabeza. Ahora se centra en los próximos meses y no sabe qué querrá después. Está más feliz que hace cuatro meses, aunque le ha costado "mucho" adaptarse a un vestuario "nuevo", sin gente de la casa ("los que me reodeaban en el vestuario se fueron casi todos").

Pero luego deja la perla: si se va, le gustaría hacerlo de la mejor manera, volver a vivir en esta ciudad y trabajar en el club. Siempre ha querido vivir y jugar en Estados Unidos, el club necesita muchos cambios. Cuando Évole, poco después, le pide un mensaje para los socios, repite: si se va, quiere volver para afincarse nuevamente en la ciudad con su familia y trabajar en el club. No hay ningún mensaje tranquilizador para la masa.

"Momento muy complicado del club"

Los espectadores pudieron observar durante una hora larga a un jugador más relajado que en los últimos tiempos, con buena cara, risueño incluso, que mencionó como deportistas admirables a Rafa Nadal, Roger Federer, Lebron James y Cristiano Ronaldo. Tras el olfateo inicial, Évole le hizo firmar en una camiseta para su hijo, y desde ese momento la entrevista pareció discurrir hábilmente hacia el espacio que todo el mundo espera: el Barcelona. El 'crack' argentino glosa brevemente su relación de amor con el club, con la ciudad en la que nacieron sus hijos, y dice sentirse bien y con ganas, ilusionado pese al delicadísimo momento del club. ("El club está muy mal y va a ser muy difícil que regrese a donde estaba", avisa por primera vez en medio de la declaración sentimental).

La conversación, sin embargo, se detiene inesperadamente en un meandro familiar (sus hijos, ante todo, pero también sus padres y sus hermanos, sus duros inicios con 13 años lejos de Rosario, su "aburrida" vida cotidiana). Reconoce que ha llorado recientemente (no por deporte, aunque ha sufrido "muchísimo", sino por "otros temas"), recalca su aversión "a los postureos" y afirma que hace siempre lo que sale del corazón ("no puedes responder a todo el mundo, hay muchos que hablan sin saber"). ->>Vea más...

FUENTE: Con información de P. C. - El Confidencial
 

LO + Leído...