domingo, 28 de febrero de 2021

El contenido del contrato entre Miguel Bosé y su expareja, Nacho Palau

Miguel Bosé y Nacho Palau mantuvieron una relación afectiva durante 26 años. Tuvieron un proyecto de vida con cuatro hijos por maternidad subrogada. Eran una familia unida que pasaba parte del año fuera de España y el resto en la casa de Somosaguas, propiedad del cantante. Todo iba bien hasta que llegó la separación. A partir de ese momento se complicaron las cosas y, más aún, para los menores que tuvieron que separarse después de haber convivido como hermanos durante ocho años. Los hijos de Nacho Palau viven en Valencia y los de Miguel Bosé, en México. Se presentó una demanda en cuya sentencia el juez desestimaba las pretensiones principales de la filiación. En cambio, sí aceptaba “la pretensión subsidiaria de establecimiento de un régimen de visitas de los hijos de don Ignacio Palau y don Miguel Bosé entre sí y con sus respectivo padres”. Previo a la ruptura hay un documento que firmó la pareja cuando ya la relación hacia aguas.

Según la información a la que ha tenido acceso Vanitatis de fuentes directas: “Se han dicho auténticas barbaridades sobre ese acuerdo. Lo cierto es que, viviendo ambos en Panamá y deteriorada la relación, Miguel, a través de sus abogados, preparó ese escrito. Se hizo porque ambos estaban conformes con el cese de la convivencia, aunque seguían residiendo los dos en Panamá. El documento se firmó allí”. En aquel momento, Nacho Palau no tenía ningún asesoramiento y, según confirman, “se confeccionó exclusivamente por Miguel Bosé”.

La relación entre ellos también quedaba acreditada en ese acuerdo y lo que significaban el uno para el otro. En el juicio, se presentó el documento, varias pruebas, grabaciones familiares y la dedicatoria de Bosé en el disco 'Amo' (2014): “A Diego, Tadeo, Ivo, Telmo y Nacho, mis niños”.

Otra de las manifestaciones que figuraban en el convenio era la voluntad de ambos de que los niños continuaran juntos. En aquel momento, todos vivían en Panamá y la ruptura de la convivencia determinaba cambios de vida y, por ello, se recogieron unos acuerdos económicos. De manera que Nacho cambió de vivienda durante los tiempos en los que Miguel permanecía en el domicilio familiar y volvía para atender a los niños cuando el cantante estaba de gira o trabajando. Se fueron alternando el uso de la vivienda entre ambos padres como recoge el escrito. También figuraba la cantidad que recibiría Palau para sus necesidades, el uso de vehículo y el pago de unos vuelos anuales a España para ver a su familia. ->>Vea más...
 
FUENTE: Con información de Paloma Barrientos - Vanitatis - El Confidencial
 

LO + Leído...