martes, 2 de marzo de 2021

El “italian sounding” le cuesta a Italia miles de millones de euros en exportaciones


Escena de costumbrismo de italianos en el extranjero: sentarse a una mesa en un restaurante donde cuelga la foto del actor Alberto Sordi comiendo espaguetis (esto es imprescindible) y hay una pintura del Vesubio, el Coliseo o los canales de Venecia, pedir una pizza o pasta, probar la pizza o pasta cargada de queso, tomate… (cuando se añade piña o nata el problema adquiere tintes preocupantes), levantarse de la mesa e irse enfadado a casa. Esta es una patología común, que tiene un nombre y que afecta especialmente a la economía del país más que a la digestión de los comensales.

La fascinación por lo italiano, algo genérico en todo el planeta que ha convertido el 'Made in Italy' en la tercera marca más conocida en el mundo tras Coca Cola y Visa, según un estudio de 2014 de la consultora holandesa KPMG, tiene su trampa. Se le conoce como 'Italian sounding' (sonido italiano) y es un fenómeno que le cuesta a Italia miles de millones de euros en exportaciones, concepto de marca, calidad de producto… "Algunos estudios han cifrado en 60.000 millones las pérdidas por este concepto, pero la realidad es que es algo muy difícil de cuantificar. Es un proceso que afecta a miles de productos italianos por todo el globo", explica Giovanni Rodia, director de comunicación del ICE (Agencia para el Comercio Exterior de Italia).

¿Qué es exactamente el 'italian sounding'? En Wikipedia se encuentra una descripción sencilla: "'Italian sounding' es un fenómeno que consiste en el uso de palabras, imágenes, combinaciones cromáticas para parecer la bandera tricolor, referencias geográficas y marcas que evocan Italia, para promover y comercializar productos, sobre todo pero no exclusivamente agroalimentarios, que en realidad no son 'made in Italy'".

Los ejemplos son muchos. En España, a nivel de diseño de ropa hay dos casos de éxito de ese 'italian sounding': las famosas marcas Massimo Dutti y Emidio Tucci. En comida el 'italian sounding' es más común. Tanto que hay un popular programa de televisión en Italia que se llama 'Little Big Italy' en el que el presentador, el restaurador Francesco Panella, pone a prueba la italianidad de tres restaurantes italianos en una ciudad del extranjero. El resultado en ocasiones es cómico. "Muchos restaurantes en el extranjero hablan de cocina italiana y no usan productos italianos en su elaboración", explica Rodia. ->>Vea más...
 
FUENTE: Con información de Javier Brandoli - El Confidencial
 

LO + Leído...