lunes, 12 de julio de 2021

(Colombia) Violencia práctica (+Opinión)

Por: Antonio Caballero -
Se van las tropas norteamericanas de Afganistán, al cabo de veinte años de una guerra perdida. Y cuentan las agencias de prensa que, por ejemplo, en su base de Bagram, donde llegó a haber una fuerza permanente de hasta cien mil soldados, y la que abandonan a la mitad de la noche sin avisarles a sus aliados afganos, dejan lo siguiente: cientos de miles de botellas de plástico de gaseosas fortificantes, miles de vehículos civiles sin las llaves para prenderlos, cientos de vehículos militares blindados y armados —aunque las armas pesadas no las dejaron ahí—, incontables armas personales con sus municiones respectivas. Y cinco mil prisioneros. Afganos. Talibanes, es de presumir. Pero los combatientes talibanes ya controlan, al cabo de dos décadas de guerra contra la primera potencia militar del mundo, la mitad de su país.

No he visto que el presidente Joe Biden haya anunciado públicamente la súbita retirada nocturna, que había previsto para septiembre. Pero ya se sabe qué poco de fiar son los presidentes de los Estados Unidos. Qué poco de fiar son los Estados Unidos.

Las fuerzas británicas también se van. Porque en la guerra de Afganistán participaban tropas de casi todos los países de la OTAN, y —después de las norteamericanas— las del Reino Unido eran las más considerables. Nada menos que 150 mil soldados británicos pasaron en estos veinte años por sus campos de batalla. Fueron allá huchados por esos tres criminales de guerra —que no han sido ni serán juzgados— que eran el presidente George W. Bush, su vicepresidente Dick Cheney y su secretario de Defensa Donald Rumsfeld, que acaba de morir. En santa paz. El repliegue británico, al cabo de veinte años de esa guerra absurda contra un país que no era responsable de lo que se lo acusaba (el ataque contra las Torres Gemelas de Manhattan), sí fue anunciado a su país por el primer ministro, el payaso Boris Johnson. Que se atrevió a decir esto:

“Espero que nadie pueda llegar a la falsa conclusión de que esto supondrá el final del compromiso británico con Afganistán”.

Todo el mundo va a llegar a esa certísima conclusión. Salvo que por ese “compromiso” Johnson entienda los negocios del opio. ->>Vea más...
 
FUENTE: Artículo de Opinión – Los Danieles
 

LO + Leído...