jueves, 19 de enero de 2017

Una avalancha de nieve sepulta un hotel de Italia: "No hay señal de supervivientes dentro"

Uno de los integrantes del equipo de rescate que ha conseguido entrar en el Hotel Rigopiano en la localidad de Farindola, Italia, sepultado por un alud tras el terremoto de este miércoles aseguró que "hay muchos muertos" en su interior, aunque por el momento solo se han podido recuperar cadáveres. Unas 35 personas se encontraban en el hotel Rigopiano de Frindola (centro de Italia) en el momento en el que fue sepultado por un alud, estimó el subsecretario de la región de Abruzos y responsable de Protección Civil, Mario Mazzoca.

Los efectivos que se encuentran sacando la nieve de dentro de las instalaciones han declarado que "no hay ninguna señal de supervivientes dentro del hotel".

El hotel se encuentra en la cordillera de los Apeninos, a unos 1.300 metros de altura, y el mal tiempo ha dificultado las labores de rescate. Las imágenes grabadas desde el helicóptero por la Policía italiana muestran que este hotel de cuatro estrellas, un edificio de tres pisos y con balneario, ha desaparecido completamente, y sólo el lado del establecimiento donde se encuentra la piscina está al descubierto, por donde han podido entrar los rescatadores.

Según informa 'Rai Radio', los servicios de emergencia recibieron esta noche un mensaje de texto de una pareja que se encuentra atrapada en el mismo: "Ayuda, ayuda, nos estamos muriendo de frío", decían en el mismo. Por su parte, 'Il Corriere Della Sera' ha podido hablar con un hombre que, en el momento de la avalancha, se encontraba fumando un cigarro en el exterior y que ha explicado que "toda la calle se encuentra cubierta por la nieve" y que el alud "ha derrumbado gran parte de la estructura" del edificio. Dicho diario también ha podido entrevistar a otro huesped, Giampiero Parete, que se encontraba en el exterior en el momento de la avalancha, pero cuya mujer y dos hijos, de 6 y 8 años, han quedado atrapados en el mismo: "He perdido todo", ha dicho el hombre a los periodistas.
El alcalde de Farindola, Ilario Lacchetta, también ha atendido a los medios para informar sobre lo sucedido: "Estaba con un operario dando una vuelta por el territorio para intentar desbloquear las calles llenas de nieve y nos dijeron que había pasado algo dentro del hotel. Sinceramente, al principio me parecía una cosa increíble, pensaba que era una broma, pero después nos hemos dado cuenta de la dimensión de esta tragedia. Hay tres metros de nieve y es muy difícil andar por la zona".

Los equipos de rescate se pusieron en marcha después de recibir mensajes de texto como estos, pero las condiciones del tiempo con intensas nevadas y más de cinco metros de nieve acumulados han hecho muy difícil el ascenso. Sobre las cuatro de la madrugada, llegaron con esquíes los primeros equipos de rescate del Cuerpo de los Alpinos y rescataron a dos hombres, Giampiero Parete y Fabio Salzetta, dos de los huéspedes que se encontraban fuera del hotel durante el alud y que pudieron refugiarse en un coche y advertir de lo sucedido. Sin embargo, dada la dificultad para acceder al mismo, no han podido entrar al interior del edificio hasta las primeras luces del día.

A la zona están también llegando algunas ambulancias y otros medios de rescate que se van abriendo paso lentamente gracias a quitanieves. Según los primeros testimonios de los equipos de rescate, el hotel está parcialmente derrumbado y completamente sepultado bajo la nieve. Se ven algunas luces, pero no llegan voces de su interior.

Varios terremotos sacuden el centro de Italia

El último terremoto de este miércoles, de magnitud 5,1 en la escala de Richter, sacudió el centro de Italia en torno a las 14:33 horas locales (13:33 GMT) y se sintió en las regiones de Lacio, Los Abruzzos, Las Marcas y también en Roma. Este seísmo se produjo después de los ocurridos a las 10:25 hora italiana (9:25 GMT), de magnitud 5,1, a las 11:14 hora italiana (10:14 GMT) de magnitud 5,5 y minutos después otro de 5,4, según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV). Por el momento, las autoridades han recuperado dos cadáveres, el de un hombre de 83 años que quedó atrapado tras el derrumbe de unas cuadras en Castel Castagna, al que habría que sumar el que han conseguido recuperar del hotel.

El cuarto seísmo de magnitud superior a 5, según las estimaciones facilitadas por el INGV, ocurrió a una profundidad de 10 kilómetros. Las zonas afectadas por estos terremotos son las mismas que ya sufrieron los temblores de la tierra el pasado agosto, cuando 299 personas murieron y poblaciones como Amatrice quedaron devastadas, y en octubre, cuando no se registraron víctimas, aunque sí se produjeron numerosos daños materiales.

FUENTE: http://www.elconfidencial.com