miércoles, 26 de abril de 2017

‘Los Papeles de Costa Rica'

Importantes personalidades del mundo político, empresarial y social de Costa Rica podrían haber utilizado sociedades offshore creadas por el bufete panameño Mossack & Fonseca para ocultar ganancias y evadir impuestos, revela un reporte de la Asamblea Legislativa costarricense.

El informe es el resultado de una investigación realizada por una comisión de nueve miembros de la Asamblea, creada a raíz del escándalo provocado por la investigación periodística denominada ‘Papeles de Panamá', publicada el 3 de abril de 2016.

La comisión debía investigar las prácticas usadas para la evasión de impuestos y las posibles deficiencias de su legislación para la adecuada fiscalización y recaudación de los tributos.

La pesquisa usó como referencia las publicaciones de los medios: ‘Semanario Universidad' (UCR) y de la Base de Datos de Amelia Rueda.com.

LA POLÍTICA ‘TICA' Y M&F

Los nombres de 137 costarricenses aparecen en los ‘Papeles de Panamá'. De estos, 37 ocupan altos cargos públicos en el país. Unos 16 bufetes funcionaron como intermediarios de Mossack Fonseca.

Dos vicepresidentes, una diputada, tres diputados, cuatro ministras, diez ministros, dos viceministros, un director de tributación directa, tres directores de instituciones públicas y un cónsul se encuentran entre los señalados.

Otras diez personas más de la lista desempeñaban cargos relevantes en entidades bancarias.

Un 23% del total de los identificados están asociados directamente a partidos políticos. El 64% está vinculado a Liberación Nacional y el 25% a la Unidad Social Cristiana.

Así se distribuye el vínculo político: una veintena de personas está vinculada al Partido Liberación Nacional; ocho, al Partido Unidad Social Cristiana; dos, al Movimiento Libertario —una de ellas el actual diputado Otto Guevara—.

Igualmente, se encontró a una persona asociada al Partido Acción Ciudadana, el actual canciller de la República, Manuel González Sánz, quien también fue ministro de Comercio Exterior en el gobierno de Abel Pacheco.

Del reporte, divulgado el 30 de marzo reciente, al que tuvo acceso este diario, también se desprende que seis de estas personas tienen algún tipo de vínculo familiar con Ramón Fonseca Mora, uno de los dos principales socios de la firma que actualmente goza de libertad bajo fianza después de que la Fiscalía le abriera un proceso por lavado de dinero en la operación ‘Lava Jato'.

La investigación logró identificar 121 sociedades offshore en jurisdicciones como Panamá (34), Islas Vírgenes Británicas (12), Bahamas (6) y otras (14).

Sesenta y dos de estas entidades offshore aparecen intermediadas por Alberto Raven Odio, actual directivo del Banco de Costa Rica.

EL CASO DE GRUPO NACIÓN

Entre las empresas citadas en los ‘Papeles de Panamá' como usuarias de los servicios de Mossack & Fonseca, sobresalen numerosos directivos del Grupo Nación, el diario de mayor influencia en Costa Rica.

De acuerdo con el reporte, los nombres que aparecen vinculados a las empresas offshore creadas por el grupo empresarial de la familia Jiménez, dueña del Grupo Nación, revelan un complejo y extenso entramado de vínculos familiares y políticos.

El informe muestra que los directivos de La Nación utilizaron los servicios del diario para sus intereses corporativos o personales, y los beneficios se canalizaron a través de estructuras offshore creadas por el bufete Mossack & Fonseca, bajo un velo de opacidad que hace pensar que las finanzas públicas fueron las víctimas, señala el documento.

Casos como éste sugieren que los medios de comunicación también pueden convertirse en instrumentos de poder político y comercial, respondiendo a los intereses de la élite empresarial, manipulando la consciencia y conducta de la sociedad, explica Bretones (1997), cita repetida en el informe de la Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Otro nombre que sale a luz en los ‘Papeles de Panamá' es Alberto Raven Odio, director del Banco de Costa Rica, quien aparece como intermediario en 62 sociedades.

Otra empresa mencionada es TicoFrut y Carlos Odio Soto, excónsul de Costa Rica en Tampa (1995).

La base de datos de Amelia Rueda.com vincula a Raven Odio con la empresa TicoFrut, fundada en 1988 y propiedad de Carlos Odio Soto hasta 2014.

MOTTA Y TICOFRUT

De acuerdo con esta base de datos, TicoFrut es un engranaje de al menos siete sociedades anónimas domiciliadas en Panamá por el bufete Raven & Odio, vinculado a Mossack & Fonseca.

Resulta sospechosa la cadena de sociedades anónimas que sostienen y estructuran a la empresa TicoFrut, así como los motivos para hacerlo, particularmente por ser una de las diez empresas más beneficiadas con incentivos para exportaciones, señala el reporte.

‘No podrían ser menos sospechosas las grandes ganancias que sustenta esta empresa, a la luz de una compleja y poco transparente estructuración alrededor de sociedades offshore en paraísos fiscales (...)', cita el documento de la Asamblea Legislativa de Costa Rica.

TicoFrut es, desde julio de 2014, propiedad en un 60% de los grupos Pellas (Nicaragua) y Motta (Panamá), y en un 40% del costarricense Carlos Odio Soto, según el reporte de la Asamblea Legislativa de Costa Rica.

El reporte también hace mención a Adrian Torrealba, encargado de la dirección de tributación de ese país entre 2000 y 2003.

Torrealba contactó a Mossack & Fonseca como intermediario de los hermanos Rodolfo, Diego y Lucas Gil Jiménez, quienes querían desarrollar un esquema para que tres sociedades costarricenses recibieran facturas de una panameña para luego enviar el dinero a Bahamas.

MILES DE DOCUMENTOS

El reporte también señala a Giancarlo Piva Rodríguez, hijo de Alfio Piva Marín, exvicepresidente de Laura Chinchilla, quien creó una estructura para que la empresa de su hermano, en Estados Unidos, tuviese una sociedad costarricense como accionista.

Esta, a su vez, estaría asociada a una sociedad panameña, lo que permitiría la distribución de dividendos a partir de un esquema territorial, evitando el pago de impuestos de retención,

El actual canciller, Manuel González Sanz, y Carlos Oreamuno, hijo del exvicepresidente Rodrigo Oreamuno Blanco, también sirvieron de intermediarios para que Mossack & Fonseca creara sociedades que permitieran desviar fondos. En este último caso, se vinculó a José Rossi Umaña, exministro de Comercio Exterior (1994 - 1998), con la compra de sociedades en Panamá.

El bufete Facio Cañas, una firma de abogados que existe en suelo ‘tico' desde 1942, la cual ha estado integrada por abogados que han participado activamente en la política nacional e internacional y han ocupado importantes cargos en representación del país, también fue señalado como intermediario en la creación de offshore .

Los documentos de Mossack & Fonseca fueron explorados a fondo por la prensa ‘tica'. Los archivos filtrados del bufete panameño sacaron a la luz 74,958 documentos relacionados con Costa Rica, que incluyen copias de 56,876 correos electrónicos, 9,958 imágenes en PDF, 3851 imágenes en formato TIFF, 119 planillas de Excel y 511 documentos de Word.

Se trata de copias de correos electrónicos, acciones nominativas y al portador, cheques, constitución de sociedades, fideicomisos y corporaciones, pasaportes, informes legales, facturas, contratos y estados de cuenta que intercambiaron los empresarios costarricenses, sus abogados, secretarias y contadores con los funcionarios de Mossack & Fonseca, explica Semanario Universidad, en la publicación ‘Empresarios y banqueros de Costa Rica refugian sus fortunas en paraísos fiscales', del 3 de abril de 2016.

En Costa Rica, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés) compartió los datos de los archivos del bufete panameño con el ‘Semanario Universidad' y DateBase.

Mañana: ‘Las complejas maniobras para desviar bienes y dineros'

################################################

EL BUFETE EN COSTA RICA

El ‘Semanario Universidad' reportó que en 1989 se creó en Costa Rica la sociedad Mossack Fonseca & Compañía, S.A., a través del Bufete Grupo Jurídico Especializado, del cual era socia Karla González Carvajal.

González figuraba como vicepresidenta de la sociedad. El notario que inscribió esta sociedad, también socio de dicho bufete, fue el actual diputado del Movimiento Libertario Otto Guevara Guth.

En la lista de personas que conformaban esta firma figuraban familiares de Karla, entre ellos su primo, Juan Carlos González Lavegne

Ramón Fonseca, principal accionista de Mossack Fonseca (PA) es tío de Karla y Juan Carlos. Se revelan así una serie de negociaciones familiares que subyacen la creación de esta sociedad, señala el reporte de la Asamblea Legislativa de Costa Rica.

En 2011, cuando las autoridades tributarias costarricenses indagaban la sociedad costarricense Mossack Fonseca, el intermediario de ésta era el Bufete González y Uribe, que a través de Montserrat Bonilla manifestó que la compañía no tuvo ninguna actividad desde su constitución. Esto a pesar de que las autoridades reportaron actividad desde el 2008, señala el ‘Semanario Universidad', citado en el reporte de la Asamblea.

González fue ministra de Obras Públicas y Transporte en el gobierno de Oscar Arias (2006 - 2009).

FUENTE: Marlene Testa - http://laestrella.com.pa