martes, 23 de mayo de 2017

(Bolivia) La exnovia de Evo Morales, condenada a 10 años de cárcel por delitos económicos

Un tribunal anticorrupción de Bolivia condenó hoy a Gabriela Zapata, exnovia del presidente boliviano, Evo Morales, a 10 años de prisión por seis delitos económicos, entre ellos el de legitimación de ganancias ilícitas.

El juez principal del tribunal, Iván Perales, dictó la sentencia esta madrugada, tras más de 18 horas de audiencia y al término de un juicio oral que comenzó el pasado 17 de marzo.

Zapata fue condenada por los delitos de legitimación de ganancias ilícitas, asociación delictiva, falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado, contribución y ventajas ilegitimas, y uso indebido de bienes y servicios públicos.

Durante la audiencia, Zapata, que está detenida desde febrero de 2016, insistió entre sollozos en que era inocente y consideró "injusto e inhumano" que la Fiscalía reclame para ella 10 años de prisión.

Los fiscales Daniel Ayala y Juan Carlos Soria probaron el delito de legitimación de ganancias ilícitas "en base a los millonarios depósitos en las cuentas de Zapata y los pagos en efectivo que realizó la acusada para comprar bienes inmuebles, autos y empresas, entre otras propiedades", indicó la Fiscalía en un comunicado.

También establecieron que la acusada se inventó un título de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz para figurar como abogada con el propósito de suscribir varios documentos notariales.

Asimismo, según los fiscales, Zapata aparentó varias veces ser funcionaria de la Unidad de Gestión Social del Gobierno donde tenía reuniones con empresarios.

La que fuera novia de Morales entre 2005 y 2007 fue acusada por el propio Gobierno de usar para hacer tratos ilegales esas oficinas del Ministerio de la Presidencia, que hace muchos años servían como despacho de la primera dama.

Según el Gobierno, los altos cargos de ese Ministerio nunca se enteraron de que Zapata hacía negociaciones en esas oficinas.

Durante la investigación, los fiscales dijeron que Zapata no pudo explicar la procedencia de dos millones de dólares en sus cuentas, ya que la suma no se correspondía con el salario que percibía como gerente comercial de una filial de la constructora china Camce.

Esa empresa se adjudicó varios contratos estatales para construir obras en Bolivia por 566 millones de dólares.

En principio, la oposición denunció un supuesto tráfico de influencias vinculado al presidente Morales, pero él siempre ha rechazado la acusación y el Parlamento, controlado por su partido, concluyó en una investigación que ese delito no existió.

Además, el juez Perales condenó como cómplices a la exjefa de la Unidad de Gestión Social Cristina Choque y al exchófer de esa entidad Jimmy Morales, a penas de cuatro y tres años de prisión, respectivamente.

A dos años de prisión fueron sentenciados Ricardo Alegría y Carlo Ramírez, que eran amigos de Zapata y también fingían ser empleados del Estado para ayudarle en sus negociados con empresarios.

El juez impuso tres años de prisión al abogado Walter Zuelta, prófugo de la justicia desde mayo de 2016 y que llegó a ser tesorero de la Federación Boliviana de Fútbol, por sus vínculos en las negociaciones con Zapata.

Gabrila Zapata está también imputada en otro proceso por trata de personas a propósito de haber sido parte de un montaje para presentar el año pasado en un juzgado a un niño como si fuera hijo suyo y del mandatario, argumentando que nació en 2007.

Sin embargo, la mujer luego se retractó de esas afirmaciones y afirmó que el supuesto hijo en realidad nunca nació, pese a que muchas veces había sostenido enfáticamente lo contrario.

FUENTE: EFE - http://www.eldiario.es