viernes, 23 de junio de 2017

(Brasil) Fiscalía presentará tres denuncias separadas contra el presidente Temer

La Procuraduría General de la República de Brasil (Fiscalía) podría presentar próximamente tres denuncias separadas contra el presidente Michel Temer, en base a las confesiones de los directivos de la empresa cárnica JBS, informó la revista Época.

"La primera denuncia será por corrupción pasiva, la segunda por obstrucción de la Justicia y la tercera por organización criminal, y serán enviadas en momentos distintos", publicó este medio, quien agregó que la denuncia por corrupción es la más avanzada.

Aunque no hay una fecha programada, se espera que el fiscal general, Rodrigo Janot, presente la primera denuncia en los próximos días.

Luego de esa instancia la investigación contra Temer se transformará en un proceso penal y el líder del Ejecutivo brasileño pasaría a estar imputado.

Después de que el Tribunal Supremo Federal (TSF) reciba la denuncia de la Fiscalía, el mandatario debería apartarse del cargo durante 180 días y durante ese periodo sería sustituido por el actual presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia (del partido aliado Demócratas).

El Supremo tendría seis meses de plazo para juzgar a Temer y en caso de no hacerlo el presidente volvería a su cargo.

Sin embargo, para que el TSF pueda juzgarlo antes se necesita el permiso de la Cámara de Diputados, por eso en los últimos días el Gobierno estrecha lazos con sus aliados para garantizarse votos para cuando se realice la votación decisiva, para la que necesita la adhesión de 324 de los 513 representantes.

Recientemente Maia dijo que incluso podría anular el receso previsto en el Congreso Nacional para la segunda quincena de julio porque los parlamentarios tendrían que resolver esa cuestión de manera urgente, algo que no gustó a la oposición, que acusa al presidente de la Cámara de maniobrar en favor de Temer.

Las futuras denuncias contra el jefe de Estado se basan en las pruebas y en las acusaciones vertidas por los ejecutivos del grupo cárnico JBS en sus confesiones a la Fiscalía.

La principal de ellas es el episodio de la entrega de una maleta con 500.000 reales (150.000 dólares) en efectivo al exasesor especial de Temer, Rodrigo Rocha Loures.

Loures era el hombre de confianza del presidente, designado por él para cuidar de los negocios con JBS y ese dinero habría servido presuntamente para sobornar al expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha.

Temer y su entorno presuntamente querían comprar el silencio de Cunha, preso desde hace meses, para que no aportara detalles a la Justicia sobre la implicación del presidente en la trama de la Operación Lava Jato.

Los directivos de la empresa JBS llegaron a acuerdos con la Justicia para obtener beneficios penales a cambio de aportar información sobre la trama corrupta.

Además de las acusaciones contra el presidente, directivos de la compañía cárnica como Joesley Batista aseguraron a los investigadores que en los últimos años sobornaron a más de 1.800 políticos brasileños, confesiones que desencadenaron la crisis política más grave en Brasil desde la redemocratización del país en la década de 1980.

La Operación Lava Jato comenzó en 2014 como una investigación sobre desvíos en la empresa brasileña semiestatal Petrobras y con el tiempo descubrió un esquema de corrupción del que se beneficiaron exdirectivos de la compañía petrolera, empresarios y políticos de prácticamente todo el arco parlamentario.

FUENTE: Con información de Sputnik