martes, 25 de julio de 2017

Cataluña-España 25 años después, lo que queda del espíritu olímpico

Un cuarto de siglo después de que el rey abanderara como príncipe los Juegos Olímpicos que se celebraron en Barcelona en 1992, Felipe VI ha ensalzado aquellos juegos como ejemplo de los "grandes éxitos" que se consiguen cuando los españoles trabajan de forma conjunta. Felipe VI ha llamado a la unidad para reeditar logros como aquel en el futuro: "Los juegos de Barcelona fueron precisamente esto: el producto del esfuerzo, de la generosidad, de la solidaridad y del compromiso de todos; de la unidad de todos alrededor de un proyecto que contó con la colaboración entre todas las administraciones", ha señalado, en catalán, durante un acto para celebrar los 25 años de la cita olímpica en Sant Cugat del Vallès.

El lugar escogido para conmemorar la efeméride ha sido el Centro de Alto Rendimiento (CAR), que celebra su 30 aniversario y, según el monarca, representa una prueba de que el compromiso con el deporte que se puso de manifiesto en Barcelona 92 ha perdurado en el tiempo. "Reafirmar mi convicción de que todos juntos continuaremos nuestra trayectoria impulsando, mejorando y acrecentando el progreso que hemos conseguido lograr durante décadas de esfuerzo solidario, de espíritu de concordia y de confianza en el futuro", ha resuelto.

Al acto acudieron también la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaria y el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo.

"Un abanderado de la libertad"

Al monarca le ha precedido el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que ha subrayado que los de Barcelona fueron los juegos "de todos y para todos", así como un reflejo del carácter de la sociedad catalana, "emprendedora, acogedora e ilusionada". Asimismo, ha definido el movimiento olímpico como "un abanderado de la paz y libertad", en un discurso en el que ha alternado el catalán y el castellano.

En la misma línea que el Rey, el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, ha sostenido que los juegos barceloneses demostraron que "España, cuando lo sueña, lo piensa y lo planifica todos juntos, es la número uno del mundo". Por su parte, el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete, ha elogiado el legado que dejó Barcelona 92 para el conjunto de la sociedad española, que vivió "un momento estelar" que "supuso un punto de inflexión" para la historia reciente del país.

También han estado en el acto el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach; el secretario general del Deporte de la Generalitat, Gerard Figueras; la alcaldesa de Sant Cugat del Vallès, Mercè Conesa; y el director del CAR de Sant Cugat, Ramon Terrassa. Durante la intervención de Don Felipe, un hombre situado en las últimas filas del público ha sacado una bandera independentista estelada y, después de que los efectivos de seguridad se la retiraran, ha levantado su teléfono móvil con el mensaje "Queremos votar"

FUENTE: http://www.elconfidencial.com