domingo, 30 de julio de 2017

(España) El cortijo madrileño de Villar se tambalea tras la detención del presidente de la RFEF

La Federación de Fútbol de Madrid (FFM) ha sido durante los últimos años una de las delegaciones territoriales más 'mimadas' por el expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, encarcelado provisionalmente en el marco de la operación Soule, que investiga el desvío de fondos desde el organismo deportivo a los bolsillos de algunos dirigentes así como la red clientelar creada en torno al máximo responsable de la entidad para mantenerle en el cargo. El propio Villar llegó a confesar el pasado 22 de abril durante una conversación telefónica intervenida por la Guardia Civil que él le había dado "muchos millones" a la federación madrileña.

Así lo puso de manifiesto el auto del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que sirvió para argumentar la prisión preventiva para Villar, su hijo Gorka, el vicepresidente de la RFEF Juan Padrón –que también era presidente de la Federacion Tinerfeña– y el secretario general de la Federación Tinerfeña Ramón Hernández Baussou, que pudo eludir la cárcel previo pago de una fianza de 100.000 euros. El escrito también mostraba cómo el presidente federativo se apoyaba en el máximo dirigente madrileño, Francisco Díez, incluso para convencer a otros responsables deportivos de que le apoyaran. En la misma conversación referida, por ejemplo, Villar y Díez hablan de cómo "apretar" al presidente de la Federación de Fútbol Sala regional, Julio Cabello, para que respalde la candidatura del primero, dado que Cabello estaba reuniéndose con el rival del máximo responsable federativo.

"A Cabello le voy a apretar las tuercas yo; le voy a decir 'que sepas que si apoyas a la candidatura contraria, vas en contra de este señor [en referencia a Díez] y de mí; y, si gano las elecciones, despídete'", le dice Villar al presidente federativo autonómico en la citada conversación que, según el juez Pedraz, "pone de manifiesto que desde la RFEF no se favorece económicamente por igual a todas las federaciones, sino que se mejora a aquellas cuyos dirigentes han sido afines a Villar, quien, si es necesario, recuerda los favores para asegurarse nuevos apoyos".

El propio Díez, de hecho, fue nombrado el pasado 28 de junio, apenas tres semanas antes de que estallara la operación Soule, presidente de la delegación territorial de la Mutua de Previsión Social de Futbolistas Españoles (Mupresfe), como anunció ese día el propio perfil de Twitter de la federación madrileña. Según el auto de Pedraz, "hay indicios de un mal uso en las facultades de administración de los patrimonios de ciertas delegaciones de la mutua".

No en vano, en una de las conversaciones interceptadas por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que han servido de base para la denuncia interpuesta por la Fiscalía Anticorrupción, el ex administrador general de la RFEF, José María Castillón, le dice a Padrón que está valorando la posibilidad de denunciar una salida de fondos de Mupresfe de medio millón de euros que "se habría utilizado para favorecer a Villar". El vicepresidente federativo, por su parte, le responde que tenga cuidado con esa amenaza porque también le podría salpicar al propio desafiante.

Sin embargo, el auto del juez Pedraz no cuenta ni mucho menos todo lo que por el momento conocen los investigadores coordinados por Anticorrupción ni lo que estos pueden averiguar en las próximas semanas, ya que la operación continúa abierta y bajo secreto de sumario. El escrito sí adelanta que "existen otros hechos delictivos" vinculados a Villar en los que aparecen más "personas físicas y jurídicas" y que en el momento actual "no conviene relatarlos" para no poner en peligro la investigación. El magistrado concreta que –además de con el presidente federativo– estos "hechos delictivos" tienen relación, precisamente, entre otras, con la federación madrileña y con varias delegaciones de Mupresfe.

Temprado, el 'colocador'

El Confidencial ya contó que Villar ha nombrado recientemente a Antonia Verdugo, la esposa de uno de sus dirigentes más afines, el presidente de la Federación Cántabra, José Ángel Peláez, delegada de la Selección Femenina en la Eurocopa, que estos días se disputa en Holanda. Según explicó el propio Peláez, fue el anterior presidente de la Federación Madrileña y actual responsable del Comité Nacional de Fútbol Femenino de la RFEF, Vicente Temprado, quien colocó a su mujer en el mencionado puesto. "Es él quien dice que vaya mi mujer porque la conoce, porque ella es presidenta de un club, directora deportiva y entrenadora", aseguró el presidente cántabro.

Temprado –que acudió ayer a declarar a la Audiencia Nacional– llevaba 28 años en la FFM, los mismos que Villar al frente de la junta directiva nacional, y Díez era su vicepresidente antes de ser nombrado máximo dirigente de la delegación territorial el pasado noviembre. Tras ser sustituido, Temprado pasó a ocupar el cargo de máximo responsable del Fútbol Femenino de la RFEF, puesto que depende directamente del detenido presidente federativo, de quien también colgaba el presidente del Comité Nacional de Entrenadores, Eduardo Caturla, quien en 2016 delegó la organización de sus eventos en la sociedad Imoving Sport, contituida –según el Registro Mercantil– el 13 de noviembre de 2015 por Nerea Alonso Torres, gestora externa de congresos de la RFEF durante los últimos años y recolocada en la Federación Madrileña el pasado diciembre, justo cuando Temprado abandonó la presidencia del organismo en favor de Díez.

Alonso Torres comenzó a trabajar para la RFEF de manos del entonces asesor de Villar y responsable de comunicación federativa Fernando Garrido. Organizó eventos tanto para la federación como para Santa Mónica Sport, otra de las mercantiles investigadas en la causa que dirige el juez Pedraz por su "relación clientelar" con Villar, quien ordenó resolver unos contratos con esta sociedad –presidida entonces por el fallecido Jesús Samper– que provocaron un perjuicio para las arcas federativas superior a los 51,7 millones de euros. En 2010, Alonso Torres –como ella misma explica en su página web– comenzó a organizar eventos también para el Comité Nacional de Entrenadores, dirigido por el mencionado Caturla, y a gestinar los portales de internet de una docena de federaciones territoriales.

Alonso Torres creó Imoving Sport en 2015, momento desde el cual la empresa prácticamente trabajó en exclusividad para la organización de eventos de la RFEF. La propia fundadora admite en su web que la federación es su "principal cliente". Sin embargo, la mujer apenas se mantuvo al frente de la sociedad un año, hasta el 28 de diciembre de 2016, día en el que fue sustituida por el actual administrador único de la compañía, Juan Pedro Díaz Díaz, quien el pasado 24 de julio cambió la denominación de la sociedad por la de ImFootball, aunque mantuvo la misma dirección postal. Este cambio de nombre se produjo, según refleja el Boletín Oficial del Registro Mercantil, solo seis días después de que estallara la operación Soule y la Guardia Civil detuviera el 18 de julio a Villar, a Gorka, a Padrón y a Hernández Baussou.

Además del cambio de denominación, la mercantil también ha borrado de su web los trabajos realizados por Alonso Torres, que se centraban –como indicaba la propia fundadora– en el "desarrollo de estrategias de internacionalización de formación y empleo para las organizaciones deportivas y para los recursos humanos del deporte". Estos proyectos, de hecho, están anunciados en la página personal de Alonso Torres, que enlaza a ImFootball, que sin embargo muestra una página en blanco al hacer clic en ellos. Son precisamente los eventos desarrollados a nivel internacional los que están bajo el foco de la UCO, que indaga por ejemplo los contratos que conseguía Gorka Villar por organizar partidos amistosos de la Selección Española o la implicación en esta misma trama de los encuentros internacionales que tenía la directora general de la RFEF, María José Claramunt, también imputada en la causa.

Tras la salida de Alonso Torres de Imoving Sport, los trabajos de ImFootball para la RFEF pasaron a ser una parte residual del negocio de la mercantil. Alonso Torres, sin embargo, sí siguió en contacto con la RFEF hasta el punto que actualmente es la mano derecha del presidente de la territorial madrileña, Francisco Díez. Según fuentes federativas, lleva la agenda del máximo dirigente madrileño y forma parte de un grupo de trabajo de fútbol femenino. En su cuenta de Twitter, asegura ser vocal de Fútbol Femenino de la Federación Madrileña.


Un día después de la detención de Villar el pasado 18 de julio, agentes de la UCO se personaron en la sede de la Federación de Fútbol de Madrid en la calle Benjamín Palencia para recabar documentación. Los investigadores estuvieron registrando la instalación entre las 9 y las 16 horas. Entre los papeles incautados por la Guardia Civil, se encuentran contratos suscritos por la entidad con empresas ajenas, lo mismo que solicitaron los agentes a los trabajadores de la RFEF cuando registraron la sede central y los despachos de Villar y Padrón.

Durante esta pasada semana, varios imputados en la causa han prestado declaración ante el juez Pedraz. Entre ellos, el ex secretario general de la Selección Española, Jorge Pérez; el actual presidente en funciones de la RFEF, Juan Luis Larrea; el ex administrador general, José María Castillón; el dirigente riojano Jacinto Alonso; y los mencionados Temprado y Claramunt. No ha acudido de momento el presidente de la FFM, Francisco Díez, quien durante su toma de posesión el pasado diciembre puso a Villar como "ejemplo" de gestión y le prometió lealtad. "Si mi presidente te ha sido fiel –aseguró en referencia a su antecesor, Temprado–, yo te voy a ser fiel".

FUENTE: Con información de Roberto R. Ballesteros - https://www.elconfidencial.com