domingo, 16 de julio de 2017

Garbiñe Muguruza gana Wimbledon, es la nueva reina de Inglaterra

¡Magistral! Una sensacional Garbiñe Muguruza hace historia al convertirse en la segunda tenista española en ganar Wimbledon, lo que hasta ahora sólo había conseguido Conchita Martínez, precisamente su entrenadora durante esta edición. Venus Williams ofreció resistencia en el primer set, pero acabó sucumbiendo ante la caraqueña, que arrasó en el segundo. Un 7-5 y 6-0 que la convierte en la nueva reina de Inglaterra si de tenis hablamos. "Me tengo que ir a comprar un vestido" para la fiesta final del torneo, bromeó tras firmar tan brillante página.
La española mostró la misma solidez que ha alumbrado su juego desde que dio comienzo el torneo. Y, sobre todo, sin perder los nervios cuando Venus Williams tuvo opciones de empezar a inclinar la balanza a su favor. Fue en el primer set cuando la estadounidense tuvo serias posibilidades de tomar ventaja, pero en esos momentos de dificultad Garbiñe sacó lo mejor de sí. Nunca cedió, nunca su rostro emitió malas señales.
Confianza

A Venus le gusta mandar, no esperar a ver qué pasa. Pero su agresivo juego tuvo cumplida y acertada respuesta en todo momento por parte de Garbiñe. Y por ahí fue minando poco a poco la moral de la tenista americana, que en el segundo set apenas hizo nada bien. Todo lo contrario que la de Caracas, que con el paso de los juegos fue adquiriendo más y más confianza hasta pasar por encima de la veterana Williams.

El primer set fue igualado de principio a fin. Las dos mantenían su servicio a buen recaudo. Había mucha tensión en la pista, casi un poco más en el lado de la española. Quería ajustar tanto sus golpes que muchas bolas se fueron más allá de la línea de fondo. Poco a poco, eso sí, fue puliendo ese detalle, algo que acabó siendo definitivo para ganar. Todo lo contrario Venus, que con el paso del tiempo fue sumando error tras error sin parar.
Duros trances

El quinto juego del primer set pudo ser decisivo. Y para mal. Se encontró Venus a un paso de hacer bueno un 'break point', pero la red se interpuso en su camino. Fue el primer mal momento para Garbiñe, que de haber cedido su servicio podría haber quedado muy expuesta. Fue a partir de dicho instante cuando poco a poco, de manera silenciosa, fue creciendo la moral de la española, también su juego.

En el séptimo juego ya le costó mucho a Venus superar a Garbiñe, que dispuso de su primera oportunidad para romper el saque de la mayor de las Williams. Empezaba a sudar la veterana tenista, que superó el trance gracias a un error de Muguruza. La española mostró poco después, en todo su esplendor, esa templanza que le ha llevado al triunfo. Estuvo contra las cuerdas. En el décimo juego, Venus tuvo dos bolas para romper el servicio y ganar el primer set, pero fue entonces cuando la mejor Garbiñe apareció para evitar el drama. Espectacular. Después fue un rodillo...

"Aquí quiero estar"

Y partir de ahí, comenzó la exhibición de Muguruza, también el derrumbamiento de Venus. Había perdido dos buenas oportunidades para empezar a acorralar a su oponente y, al no lograrlo, la jugadora norteamericana se vino abajo por completo. En el undécimo juego Muguruza rompió el saque de Williams, que directamente desapareció de la pista. Hasta el final. La española cerró el primer set, para a continuación pasar por encima de Venus.

l segundo set no tuvo historia. Garbiñe se subió a un tobogán y aplastó de principio a fin a una Venus que hizo mutis. La nuestra ya había empezado a templar los nervios antes, mucho más ahora, que con viento a favor veía que su rival se descolgaba del partido. La nacida en Caracas comenzó a desplegar su mejor repertorio, con golpes medidos, mandando en el partido sin contemplaciones. Venus fue literalmente fulminada por una Muguruza que no vaciló esta vez, como hace dos años ante la otra Williams. El ojo de halcón remató la excelsa faena. Es la nueva reina de Wimbledon, una nueva reina en Inglaterra.

"Supe restar a Venus", destacó Garbiñe como una de las claves del triunfo, subrayando que "supe ser agresiva, pero también supe jugar". "Cuando vi las gradas llenas, me dije: aquí quiero estar. Son cosas que me motivan mucho", reconoció la española. Recordó que cuando comenzó su carrera "no me gustaba la hierba. pero me dije, con tu juego puedes hacerlo, y al final me gustó la superficie". "Este año llegué a Wimbledon pensando que estaba lista, y a medida que fueron pasando las jornadas me sentía mejor. Ha sido increíble ver mi nombre impreso en la pared de los ganadores/as del torneo", dijo para acabar una emocionada Garbiñe.

FUENTE: Alonso Castilla - http://www.elconfidencial.com