martes, 4 de julio de 2017

(Panamá) Aseguran que despidos de personal calificado e ineficiencia generan los apagones

Falta de mantenimiento en las líneas de transmisión, lo que denota ineficiencia de la Empresa de Transmisión Eléctrica (Etesa), así como carencia de personal capacitado, ocasionó los apagones del 27 y 1 de julio, el último afectó el suministro energético a países de Centroamérica, según indican los expertos.

Gustavo Bernal, exsubdirector de Etesa y miembro de la Comisión de Energía de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), señaló que los acontecimientos de la semana pasada han ocurrido por fallas en el sistema y nada tienen que ver con la tercera línea de transmisión, que no ha entrado a operar, tal como aseguró Etesa.

Explicó que la falla se produjo en una línea existente y habían puesto la otra en mantenimiento.

Aseguró que otra de las fallas de Etesa es que han despedido a más de 27 técnicos de mantenimiento de las líneas con hasta 30 años de experiencia

El experto señaló que tiene conocimiento de que el gerente de inspección de Etesa no es ingeniero eléctrico, por lo que no tiene los conocimientos necesarios para mantener la línea en operación.

Bernal asegura que estos trabajos de mantenimiento de las líneas deben hacerse cuando haya menos carga.

Aseguró que a las 12 del día, cuando ocurrió el primer apagón el martes, y a las 2:00 p.m. del sábado son horas con mayor carga, y al fallar el sistema, se regresa toda la energía generada en Chiriquí y Bocas del Toro, como un rebote, lo que afecta primeramente la subestación de Costa Rica y así en otros países.

Los apagones tienen sus repercusiones en la economía nacional, ya que el sector privado pierde alrededor de $1.3 millones por cada hora sin energía, según estimaciones de los empresarios.

Ante estas repercusiones, Pastor Cabrera, experto en energía, señaló que el Gobierno tiene que reconsiderar la forma como está administrando a Etesa.

"Para una empresa como Etesa, el estar administrada de forma estatal le hace las compras extremadamente difíciles, y no solo es construir líneas, sino comprar equipos de control, por lo cual con la tercera línea puede ocurrir lo mismo que ahora", indicó.

Destacó que para el Estado no le es favorable políticamente hacer inversiones en equipos de control porque no le generan votos y prefiere hacer inversiones en otras áreas.

"No satisface sus intereses políticos el hacer esta clase de inversiones", aseguró el experto.

En marzo, también se registraron dos apagones por una explosión en transformadores de Etesa, y la Autoridad de los Servicios Públicos (Asep) levantó un pliego de cargos cuyo proceso sancionador puede acarrear multas de hasta diez millones de dólares.

Se reportaron 2,500 quejas de clientes del servicio eléctrico por daños.

Apagones

30 millones de centroamericanos quedaron sin fluido eléctrico el sábado pasado por una falla en el sistema eléctrico panameño, lo que acaparó la atención de distintos medios alrededor del mundo.

Etesa podría enfrentar multas millonarias si se comprueba su ineficiencia en las investigaciones que realiza la Asep sobre los apagones de marzo y los de la semana pasada.

De acuerdo con Asep, Etesa cuenta con 30 días para presentar sus pruebas por los apagones de marzo pasado.

FUENTE: Con información de Diana Díaz V. - http://panamaamerica.com.pa