miércoles, 9 de agosto de 2017

Guam, la excolonia española que ahora amenaza Corea del Norte

Guam sólo es una isla de unos 500 kilómetros cuadrados y no más de 160.000 habitantes, ubicada en pleno océano Pacífico. Pero es lo suficientemente importante para las fuerzas armadas estadounidenses, que lo utilizan base aérea y logística, como para que Corea del Norte, técnicamente en guerra con su vecina del sur y en plena escalada militar, haya decidido amenazar directamente a este pequeño territorio, el más grande de las islas Marianas.

Los enfrentamientos, hasta ahora verbales, entre Donald Trump y Kim Jong Un han elevado la tensión entre las dos naciones, y han llevado a Pyongyang a advertir de que está "analizando cuidadosamente un plan operativo para un fuego envolvente en torno a Guam". La intención de Kim, según ha explicado un portavoz del Ejército Popular norcoreano en un comunicado difundido por la agencia estatal, KCNA, es enviar a la isla "misiles de alcance medio-largo, tipo 'Hwasong-12', para contener las principales bases estratégicas de Estados Unidos en la isla". Entre estas bases se encuentra la base de la Fuerza Aérea de Andersen y la base naval de Guam. La de Andersen, situada al noreste de la isla, es plataforma de los bombarderos estratégicos B-1B con capacidad nuclear que Trump ha ordenado desplegar en a la península coreana como muestra de fuerza.
La isla, que ahora es territorio no incorporado de Estados Unidos, fue, en su momento, colonia española. A mediados del siglo XVI Fernando de Magallanes descubrió la isla durante la primera circunnavegación de la Tierra de la historia, financiada por la corona española. Miguel López de Legazpi fue quien tomó posesión efectiva de esta y del resto de las islas Marianas, y la incorporó a España en 1565. Sin embargo, en 1898, tras la Guerra de Cuba y con la pérdida de la isla caribeña, de Puerto Rico y de Filipinas —en la que estaba incluida Guam—, España cedió la isla a Estados Unidos, que pasó a convertirse en suelo militar para Washington.
Guam, cuya capital es Agaña, está ubicada estratégicamente frente a la península de Corea y bajo el mar de China Meridional. El Ejército estadounidense siempre ha sido consciente de la necesidad de defensa de la isla, no sólo frente a la actual amenaza de Pyongyang, sino también frente a la de China, que mantiente importantes reivindicaciones de territorios en disputa con, entre otros, algunos estrechos aliados de Washington. Además, Pekín tiene en su poder el misil balístico DF-26, un proyectil con alcance de 3.400 kilómetros y una moderna tecnología de orientación y que los analistas estadounidenses han llamado 'el asesino de Guam'.

Ante estas amenazas, en 2015 Estados Unidos propuso establecer, de forma permanente, la batería THAAD, un poderoso sistema de defensa antimisiles que, dada la actual situación, los Ejércitos surcoreano y estadounidense están instalando ahora en Corea del Sur para contener la amenaza de su vecino del norte.
Los habitantes de Guam, no obstante, no han terminado de aceptar la exacerbada presencia militar estadounidense en la isla. Los cerca de 6.000 soldados desplegados en la isla, un tercio de la cual está ocupada por infraestructura estadounidense, han provocado el descontento de los guameños, que recientemente han vuelto a poner el grito en el cielo tras conocer la intención de Estados Unidos de duplicar su contigente establecido en la isla. Ahora, a este temor deben sumar la última amenaza de Corea del Norte.

FUENTE: T. FARIÑAS - https://www.elconfidencial.com