jueves, 3 de agosto de 2017

(Panamá) Acuerdo leonino (Caso Odebrecht) (+Opinión)

Por: Erick Simpson Aguilera - A ver, ¿se supone que los panameños debemos darnos por bien servidos y sentirnos satisfechos con un acuerdo lesivo para los intereses de la patria y favorable para con una empresa confesa de coimear a funcionarios y empresarios panameños para hacerse ilegalmente con contrataciones que suman en su totalidad los $10 mil millones de dólares que en su gran mayoría no han sido auditados no obstante el tamaño escándalo que constituye el Caso Odebrecht el cual rebasa lo visto hasta ahora en el continente americano?

Que me disculpen la prensa escrita, las televisoras, los voceros del gobierno, los gremios empresariales, y algunos grupos de la sociedad civil, si no aplaudo de pie, si no creo a pie juntillas, y si no lanzo fuegos artificiales por el acuerdo firmado entre el Ministerio Público y la corrupta y confesa empresa Odebrecht, como sí lo hacen ellos; pero es que no puedo conformarme con que se premie a semejante empresa que tanto daño le ha causado al país, con un cómodo arreglo de pago a 12 años, cuando a la hora de coimear a funcionarios e inflar las obras con sobrecostos nos saqueaban en tiempo real privándonos de nuestros impuestos necesarios para mejorar la educación, salud, viviendas, calles, y erradicar la pobreza y la desigualdad.

Cómo aplaudir que una empresa corrupta en contubernio con panameños corruptos del sector público y privado (la banca incluida), drenen nuestras finanzas públicas con sus actos de corrupción, y que no se auditen los $10 mil millones de dólares en contratos adjudicados a dicha empresa, y que se aplique una multa del orden de $ 220 millones de dólares a ciegas sin saber si los auditos completos hubieran arrojado hallazgos de lesión patrimonial superiores con creces a dicha suma que de colmo será cancelada en 12 largos años a cuenta gotas, sin intereses y siempre con el riesgo de que la empresa desaparezca o quiebre en tan largo período de tiempo.

De modo que, los panameños según los defensores del acuerdo, los cuales dicho sea de paso, tienen todo el derecho de simpatizar con dicha medida leonina y se les respeta su decisión de hacerlo, debemos contentarnos con que nos despojen Odebrecht y sus secuaces locales, de dineros que ya estaban en nuestras arcas estatales, y con que ahora lo devuelvan poco a poco en 12 largos años de plazo, lo cual nos limita y no tiene el mismo impacto que la plata completa como estaba, lo que equivale al pueblo panameño financiando con sus impuestos las operaciones de una corrupta empresa brasileña que nos robó. “Qué maravilla”.

Ojalá todos los panameños tuviéramos esas facilidades de las que goza la empresa brasileña Odebrecht; es decir, que pudiéramos gozar también de la bondad de ser financiados por el gobierno con préstamos blandos, a una tasa de cero interés, pagaderos a 12 largos años y no en su totalidad (solo una ínfima suma simbólica). Así cualquiera triunfa en la vida; pero no, el panameño no tiene derecho a disfrutar de los años de prosperidad que vive el país; nosotros tenemos derecho solamente a pagar impuestos due date, para que los políticos mediocres e ineptos que contratan empresas corruptas puedan vivir como reyes, despilfarrar nuestros fondos y beneficiar a Odebrecht. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE: Erick Simpson Aguilera - https://ericksimpsonaguilera.com