miércoles, 16 de agosto de 2017

¿Quiénes son y qué han hecho los supremacistas blancos con mayor presencia en EE. UU.?

Los ataques de la supremacía blanca estadounidense no son cosa nueva. De 2005 a 2015 al menos 215 homicidios están conectados con supremacistas blancos, según un informe de la Liga Anti-Difamación (ADL), una organización defensora de los Derechos Humanos en Estados Unidos y el mundo.

Los distintos grupos extremistas de esta naturaleza solo comparten un elemento en común: consideran que la raza blanca es superior a las demás y por eso creen que las otras no deberían gozar de los mismos derechos que ellos. No todos creen religiosamente en lo mismo ni comparten las mismas ideologías.

Los movimientos supremacistas blancos con mayor presencia en la Unión Americana son: los neonazis; los cabezas rapadas racistas; los supremacistas blancos tradicionales (entre ellos el Ku Klux Klan); y nuevos grupos como el Alt-Right. Aquí una descripción de cada uno de ellos:

¿Cuáles son los grandes grupos de la supremacía blanca estadounidense?

Herederos de Hitler: los neonazis

Los grupos neonazis son activistas que comparten los ideales antisemitas y la admiración por el líder de la Alemania nazi, Adolf Hitler, incluso después de la Segunda Guerra Mundial.

El primer grupo significativo en Estados Unidos es el Partido Nazi Americano, fundado por el militar George Lincoln Rockwell entre 1950 y 1960.

Se estima que el grupo neonazi más numeroso de EE. UU. es el Movimiento Nacional Socialista (Detroit) con al menos 350 miembros en todo el país, según el informe 2015 de ADL.

Gran parte de los grupos neonazis estadounidenses nacieron en el estado de Virginia, donde un joven neonazi atropelló el 12 de agosto de 2017 con su automóvil a una multitud que protestaba contra derechistas radicales.

Los cabezas rapadas racistas

También conocidos como SHARPs (acrónimo de Skin Heads Against Radical Prejudice), los cabezas rapadas racistas provienen de la clase obrera británica de 1960 y se extendieron formalmente a EE. UU. en 1980.

Esencialmente provienen de los neonazis, pero tienen prácticas únicas: se rapan la cabeza, se tatúan imágenes alegóricas a sus creencias y usan botas con talones forzados en acero. No realizan multitudinarias actividades públicas y sus distintas células casi nunca están relacionadas entre sí. Sus principal asentamiento está en Arizona.

Ku Klux Klan, los tradicionales

El Ku Klux Klan (KKK) es un grupo supremacista ultraderechista tradicional que pretende evitar que afrodescendientes, judíos, inmigrantes e incluso homosexuales tengan los mismos derechos civiles que los demás en EE. UU.

Son reconocidos históricamente por vestir capuchas blancas y llevar a cabo ataques violentos como linchamientos a quienes retan su ideología de supremacía blanca. De acuerdo con el diario argentino Clarín, el KKK fue fundado a finales de 1865 por un grupo de veteranos sureños, quienes querían seguir controlando por la fuerza a los esclavos negros liberados tras la Guerra de Secesión en Estados Unidos.

Si bien el grupo surgió en el sur del país, logró expandirse por todo EE. UU. y actualmente están activos entre 5 mil y 8 mil miembros en la mayoría de los estados con docenas de facciones. Diversos analistas han referido, muy por el contrario, que este movimiento está desapareciendo, pues los dos principales grupos independientes del Klan (el Consejo de Ciudadanos Conservadores y la Liga del Sur) han sufrido una alta deserción de sus miembros.

Alr-Right, los internautas

Alt-Right o mejor conocido como ‘Derecha alternativa’ es un grupo de internautas radicales blancos y ultranacionalistas que han mostrado afinidad a las propuestas del presidente estadounidense, Donald Trump, y el cual no tiene un líder claro.

Este grupo de personas tuvo un gran auge luego de que el magnate, durante su campaña, publicara una imagen de su contrincante en ese momento, la demócrata Hillary Clinton, junto a una estrella de seis puntas y un mensaje que decía “¡la candidata más corrupta!”. Trump ha buscado deslindarse de este grupo.

Uno de sus representantes es Milo Yiannopoulos, editor de tecnología del portal web Breitbart, sitio digital que se ha convertido en el mayor difusor del movimiento. Sus seguidores son amantes al ciberacoso, las bromas y las provocaciones a quienes detractan de su pensamiento.

Supremacistas blancos: protagonistas de hechos violentos

El supremacista blanco Evan Spencer de Denver, Colorado, asesinó a tiros a un conductor de pizza a domicilio en junio de 2013. Spencer fue miembro del 211 Crew, pandilla de supremacistas blancos.

Dereck Shrout, otro supremacista, planeó matar a un profesor, cinco compañeros afroamericanos y a un estudiante presuntamente homosexual. Fue apresado sin lograr su cometido.

En 2013 fue acusado James David Kircus, un supremacista blanco, por posesión ilegal de arma de fuego y de un dispositivo destructivo.

Ese mismo año Michael Lee Fullmore fue condenado en Virginia a 52 años de prisión por vender rifles de asalto a un criminal condenado. Defendía la supremacía blanca.

En septiembre de 2011 David Pedersen y Holly Grigsby perpetraron cuatro asesinatos, entre ellos a un afrodescendiente y a un judía, en tres estados. Fueron arrestados.

¿Cuáles son las cifras de crímenes de odio?

Más allá de estos grupos supremacistas blancos, Estados Unidos es uno de los países que más reporta agresiones de carácter racial, religioso y de género en sus calles, lo que podría generar condiciones favorables para que estos grupos radicales se sigan extendiendo.

De acuerdo al informe estadístico del Buró Federal de Investigaciones (siglas en inglés FBI) sobre crímenes de odio cometidos en Estados Unidos durante el año 2015, al menos 4.216 personas fueron víctimas de ataques por su raza o etnia. De esta cifra unos 2.201 casos se trataron de agresiones contra afrodescendientes, 789 contra personas caucásicas y 392 a hispanos o latinos.

Sumando las estadísticas de agresiones por raza, religión, orientación sexual, género, identidad de género y discapacidad a personas, negocios, instituciones o a la sociedad, en total se registraron 7.121 ataques motivados a razones de odio, 6.2 % más que el año 2014, cuando se ubicaron en 6.681.

Aunado a estas cifras, la organización Violence Police Center (VPC) registró que en los últimos años el 50 % de las víctimas de homicidios en la Unión Americana son afrodescendientes.

FUENTE: http://www.ntn24america.com