viernes, 1 de septiembre de 2017

(Reino Unido) La joven que reveló las conexiones de la industria del modelaje y la prostitución

Jazz Egger es una joven modelo austríaca residenciada en Londres que con tan solo 20 años de edad denuncia a la industria del modelaje. Sus razones, negarse a vender su cuerpo para avanzar en su carrera.

La joven afirma que la prostitución abunda en el mundo del modelaje, e incluso a hecho públicas capturas de conversaciones donde “grandes agencias” le ofrecían pasar noches con hombres millanarios. Los textos incluían sumas de dinero por cantidad de horas, reseñó El Confidencial.

Ante sus publicaciones, la modelo revela que varias colegas se pusieron en contacto con ella para manifestarle su incomodidad y disgusto ante tales experiencias, que se refirieron a ellas como “relaciones sexuales no deseadas”.

“Fue triste ver que es tan común y habitual. Voy a intentar lo que sea por cambiarlo, puede tardar siglos, pero hay que empezar por alguna parte”, añade.

Egger sostuvo que estas empresas están involucrados en “chanchullos” con chicas jóvenes a las que ofrecen hasta un millón y medio de euros por pasar la noche con clientes masculinos.
En un intento por convencerla, a Egger le aseguraron que dos de la supermodelos del momento habían llegado a la fama gracias a encuentros íntimos con figuras masculinas.

La primera oferta la recibió por parte de un agente de un exclusivo club de Londres, que le ofreció ser modelo de fotografía a cambio de acompañar a tres millonarios en un yate griego. Ella se negó, pero poco tiempo después rebició otra propuesta para una cena privada con un “actor famoso”. Al contestar que era modelo y no escort, el agente le contestó que “es lo más normal en la industria, todo el mundo lo hace”.

“Los modelos se dan cuenta del valor del dinero y cuánta diferencia pueden hacer entre un trabajo y otro. A todo el mundo le gusta tener sexo y especialmente con hombres guapos, ¿de qué te avergonzarías? Es la sociedad la que crea un doble rasero que hace que las mujeres os sintáis culpables. Así es como funciona este negocio, la mayoría de los modelos llegan a donde están a través de algo como esto”, añadió el hombre.

La joven modelo relató que respeta a quienes aceptan estas ofertas, pero que “nunca vendería” su cuerpo y su “dignidad”, afirmó.

FUENTE: Con información de Agencias - http://sumarium.com