miércoles, 15 de noviembre de 2017

(Zimbabue) Mugabe, bajo arresto domiciliario, prepara su dimisión y la salida de Zimbabue de su mujer

Tras una jornada de graves disturbios y presencia militar en las calles, el ejército de Zimbabue se ha dirigido a la nación a través de la televisión pública para asegurar que no se está desarrollando un golpe de Estado en el país y que el presidente Robert Mugabe está “sano y salvo”. Según la versión ofrecida por la cúpula militar, el objetivo son “los criminales de su entorno” y no el mandatario, cuya seguridad estaría “garantizada”. ”Tan pronto como hayamos cumplido nuestra misión, esperamos que la situación regrese a la normalidad”, ha asegurado el portavoz del Ejército, llamando a las iglesias a orar por el país.

No obstante, algunos medios de comunicación informan de que el mandatario estaría preparando su dimisión y negociando la salida de su esposa, Grace, del país. El mandatario ha mantenido una conversación telefónica con su homólogo sudafricano, Jacob Zuma, en la que le ha confirmado que se encuentra “encerrado en su casa” y que “está bien”, informa hoy la televisión pública de Sudáfrica SABC.

Enlace Relacionado...
- Robert Mugabe Is Under House Arrest After Army Takes Control Of Zimbabwe

Durante la noche, se escucharon al menos tres explosiones en la capital de Zimbabwe y se vieron vehículos militares en las calles. Esta acción del ejército ocurre un día después de que el jefe de las fuerzas armadas, Constantine Chiwenga, amenazara con tomar “medidas correctivas” si continuaba la purga de veteranos en el partido y no se calmaban las tensiones políticas sobre el posible sucesor de Mugabe, de 93 años y en el poder desde 1980. El partido gobernante acusó al comandante de “conducta traidora”.

Desde la madrugada, soldados del Ejército de Zimbabue bloquean el acceso a edificios gubernamentales de la capital, Harare, como el Munhumutapa, que alberga la oficina del presidente, el Parlamento o el Tribunal Supremo, aseguró la cadena de televisión sudafricana News24. Asimismo, las informaciones apuntan a una fuerte presencia militar en la carretera que lleva a la residencia rural de Mugabe, en el distrito de Zvimba (al este de Harare).

“Tan pronto como hayamos cumplido nuestra misión, esperamos que la situación regrese a la normalidad”,
EL EJÉRCITO DE ZIMBABUE
El canal se hizo eco también de vídeos que muestran cómo soldados están controlando el acceso al aeropuerto internacional de la capital, renombrado recientemente como Robert Mugabe, en el que los vuelos seguirían operando con relativa normalidad. El Ejército zimbabuo parece haber tomado control de los medios de comunicación públicos del país, ya que un portavoz militar leyó anoche un comunicado en directo en el que descartó una “toma militar” del Gobierno y aseguró que Mugabe y su familia están “a salvo”.

Esta mañana ese mismo comunicado se emitía cada 20 minutos en las emisoras de radio nacionales, que también reproducen canciones datadas de la guerra de independencia, aseguró News24. Sin embargo, pese a que la tensión en el país crece y se extienden los rumores sobre un posible golpe de Estado, los negocios funcionan como siempre, aunque el volumen de tráfico “es mínimo”, según el relato del que se hace eco este medio.

Mientras tanto, Mugabe estaría preparando su dimisión mientras negocia para que su mujer, Grace, salga del país, informa hoy el canal de televisión sudafricano News24. Según este medio, que avanza que mañana por la tarde se hará un anuncio al respecto, el Ejército mantiene bajo su custodia a la familia presidencial y a su guardia.

Tres ministros del Gobierno de Zimbabue fueron detenidos hoy por los militares, asegura el diario independiente NewsDay. Después de sendas redadas militares en sus residencias, los soldados arrestaron al ministro de Finanzas, Ignatius Chombo, al titular de Educación Superior, Jonathan Moyo, y al de Gobierno Local, Obras Públicas y Vivienda y comisario político a nivel nacional del ZANU-PF, Saviour Kasukuwere.

Los tres formarían parte del conocido como grupo G40, una facción del partido que, según los expertos, busca expulsar a los veteranos de la guerra de independencia -como el vicepresidente Emmerson Mnangagwa, destituido la semana pasada- para allanar el camino de la primera dama, Grace Mugabe, hacia el poder. NewsDay apunta a que Moyo podría ser el cerebro de esta facción, una de las varias en las que se ha dividido el ZANU-PF para organizar la sucesión del presidente.

El presidente de Sudáfrica Jacob Zuma ha anunciado, en un comunicado, que enviará a Zimbabue al ministro de Defensa, Nosiviwe Mapisa-Nqakula, y al titular de Seguridad, Bongani Bongo, para entrevistarse con Mugabe y con los mandos de las Fuerzas Armadas.

El mandtario sudafricano, que también es presidente de la organización regional Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC, siglas en inglés), reclamó al Gobierno de Zimbabue y a las Fuerzas Armadas que “resuelvan el ‘impasse’ político de forma amistosa”. ”El presidente Zuma ha llamado a la calma y la contención y ha expresado su esperanza de que los acontecimientos en Zimbabue no desemboquen en cambios inconstitucionales de gobierno, dado que eso sería contrario a las posiciones tanto de la SADC como de la Unión Africana”, se indica en el texto.

La incertidumbre comenzó a aumentar en la tarde de ayer, después de que varios tanques fueran vistos en dirección a Harare. El partido gobernante ZANU-PF respondió afirmando que las palabras de Chiwenga sugerían una “conducta de traición” destinada a “incitar a la insurrección y al desafío violento del orden constitucional”.

En el contexto de fondo de este cruce de acusaciones se encuentra la destitución, la semana pasada, del vicepresidente Emmerson Mnangagwa, que sonaba como sucesor de Mugabe, al igual que la primera dama Grace Mugabe, a la que los expertos apuntan como directora de las purgas para allanar su camino hacia el poder. Mnangagwa huyó a Sudáfrica y, en un comunicado, sostuvo: “Pronto controlaremos los resortes del poder en nuestro bello partido y país”.

El paso al frente de las Fuerzas Armadas es visto en el país como un ataque directo a la facción del ZANU-PF alineada con la esposa del presidente, Grace Mugabe, quien jugó un rol determinante en la salida de Mnangagwa, tras meses de ataques verbales.

En el contexto de fondo se encuentra la destitución, la semana pasada, del vicepresidente Emmerson Mnangagwa, que sonaba como sucesor de Mugabe
El secretario general del principal partido de la oposición, el Movimiento para el Cambio Democrático (MDC-T), Douglas Mwonzora, aseguró hoy que están “seguros de que el Ejército está en el proceso de tomar el mando”. En una entrevista telefónica desde Zimbabue con el canal sudafricano ANN7, Mwonzora reiteró: “Esta es la definición estándar de un golpe de Estado. Si esto no es un golpe, ¿qué lo sería?”, a lo que añadió que el partido gobernante está “en la etapa de negación, pero ya no tienen el control”.

Al respecto del mensaje que un portavoz del Ejército leyó en la televisión nacional, Mwonzora consideró que “es un comunicado normal cuando los militares intervienen”. ”Hay mucho resentimiento contra (el presidente) Robert Mugabe y su esposa (Grace)”, subrayó el político opositor, que pidió a los ciudadanos que “tengan cuidado”, ya que “la situación es anormal”.

El mismo canal de televisión contactó con un portavoz del ZANU-PF, Kennedy Mandaza, que se encontraba en Sudáfrica y tan solo indicó que “está siguiendo de cerca cómo se desarrolla la situación en Zimbabue”. La conversación telefónica con Mandaza se perdió después de ser preguntado por el paradero del presidente Mugabe.

Por su parte, la Asociación Nacional de Veteranos de la Guerra de Liberación de Zimbabue (ZNLWA, siglas en inglés) ha exigido la dimisión de Mugabe, informan medios locales. ”Mugabe debe ser retirado de sus obligaciones como presidente y como primer secretario de la ZANU-PF”, reclamó el portavoz de la asociación, Victor Matemadanda, quien expresó su apoyo a las acciones llevadas a cabo por las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, la ZNLWA aseguró que el Ejército “no ha tomado el poder” y que el país está “funcionando como siempre”. Matemadanda reclamó al partido gobernante, que “vuelva al constitucionalismo” y “revierta todas las expulsiones y suspensiones encabezadas por la camarilla del G40”, en alusión a la facción de la formación encabezada por Grace Mugabe.

Los veteranos de guerra denunciaron la influencia que ha conseguido la sección juvenil del partido gobernante, cuyo líder, Kudzai Chipanga, uno de los principales apoyos de Grace Mugabe, ayer rechazó cualquier interferencia militar contra el Gobierno, algo que para Matemadanda es “un desafío sin precedentes contra el jefe del Ejército”.

La ZNLWA reclamó volver a ser tenida en cuenta como “el cuarto pilar del ZANU-PF” y pidió a todos los partidos del país que “reconozcan el papel desempeñado por los veteranos de guerra”.

El Reino Unido, al igual que Estados Unidos, recomendó hoy a sus ciudadanos en la capital de Zimbabue, Harare, que permanezcan en sus casas ante la situación política incierta en ese país africano, incluidos informes de “actividades militares inusuales”.

Los expertos apuntan a que la primera dama Grace Mugabe es la directora de las purgas para allanar su camino hacia el poder.





FUENTE: Con información de Agencias - http://www.lavanguardia.com