miércoles, 10 de enero de 2018

(España) Herrero: "Es inviable saltarse las normas a la torera y luego hacer como si nada"

Un paso más hacia la reforma constitucional. O no, según a quién se pregunte. Sí para los socialistas, que ansiaban que arrancasen los trabajos de la comisión que ellos mismos impulsaron, la de evaluación y modernización del Estado autonómico, pero no tanto para el PP. Ni para el primero de los comparecientes citados por el Congreso: Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, uno de los tres padres de la Carta Magna aún vivos.

Él antecedía este miércoles a sus compañeros aquel 1978, José Pedro Pérez-Llorca y Miquel Roca, y fue sumamente claro durante su exposición a los diputados: se puede y se debe reformar la Ley Fundamental si se detectan "defectos", no porque sea un texto "antiguo", no ve mimbres para la vía federal —la alternativa por la que lleva apostando el PSOE desde 2013—, cree posible sortear el escollo de la dificultad de una revisión profunda de la Constitución acudiendo a opciones más sencillas, a través de modificaciones de leyes y reglamentos, y lanza una advertencia: "No se puede premiar la delincuencia", permitir a los secesionistas que se salten "a la torera" la legalidad y luego "decir vamos a arreglar esto como si no hubiera pasado nada".

PP, PSOE y Ciudadanos, los partidos que, junto con Compromís y UPN (ambos integrantes del Grupo Mixto), forman parte de esta comisión territorial por la negativa de Podemos, nacionalistas e independentistas a sumarse a ella, querían que abrieran fuego los tres ponentes de la Constitución de 1978. El objetivo, que ofrecieran su visión de estos casi 40 años transcurridos desde la aprobación de aquel texto y su reflexión de futuro. Pero, obviamente, como advertía y con razón el portavoz del PP en el órgano, José Antonio Bermúdez de Castro, era inevitable que se colara la coyuntura catalana. El mismo diputado aseguró que no se puede "premiar o ceder ante quienes han protagonizado el desafío secesionista". Y Herrero y Rodríguez de Miñón, uno de los tres hombres elegidos por UCD en el debate constituyente —junto a Pérez-Llorca y Gabriel Cisneros—, aunque luego abandonó el partido de Adolfo Suárez para emigrar a Alianza Popular.

"No se puede premiar la delincuencia", aseveró con contundencia. Y puso el ejemplo de los hombres que maltratan a sus mujeres, que cuando comparecen ante el juez alegan que ella es "insoportable". "Sí, pero usted es un criminal', le dice el juez. No se puede premiar la delincuencia criminal porque la otra parte haya cometido errores. Sin duda ha habido errores y por diversos agentes, pero ninguno puede justificar haberse saltado la Constitución y la legalidad". Por tanto, el exportavoz parlamentario de UCD y exdiputado de AP cree que no se puede "negociar el retorno de nadie a la legalidad", no caben las "transacciones" con quienes han roto con las leyes, sí mejorarlas y reformarlas cuando hayan vuelto, ellos mismos, a la legalidad.

FUENTE: Con información de JUANMA ROMERO - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)