lunes, 16 de abril de 2018

(España) Isco y Zidane radicalizan la postura del Real Madrid por las acusaciones de robo

El vestuario del Real Madrid es un polvorín que ha estallado por las acusaciones de robo con el penalti señalado en el partido contra la Juventus en el Bernabéu. Tras las salvajes palabras de Buffon, en las que decía que el árbitro inglés no tenía corazón y sí un cubo de basura, los gestos de Chiellini con la mano para denunciar un robo y las trifulcas con diferentes jugadores de la Juve, se fueron recogiendo en la plantilla madridista las críticas de diferentes medios de comunicación que calificaban el penalti de injusto y el juego de lamentable. El cóctel ha provocado que exploten Isco y Zidane en menos de veinticuatro horas. El malagueño ha utilizado las redes sociales para arremeter contra un periodista de la Cope (Juanma Castaño) y el entrenador se ha soltado la lengua en la sala de prensa, antes del partido contra el Málaga, para decir que le parece una vergüenza que se califique de robo la clasificación de su equipo para las semifinales de la Champions.

El ambiente está bastante calentito en el vestuario. El detonante ha sido el inicio del programa del miércoles por la noche de 'El partidazo' de la Cope, en el que el periodista Juanma Castaño califica de "escándalo de tamaño mundial que puede ser recordado por muchos años" el penalti señalado por el colegiado inglés Michael Oliver. El periodista habla de partido cobarde y lamentable de un Real Madrid desaparecido sin la pelota. Concluye que está en semifinales por un milagro. Isco ha pretendido reventarle y publica un mensaje en las redes sociales. Atiza al periodista con las siguientes palabras: "Una profesión, dos varas de medir, vergonzoso" y adjunta un emoticono de vómito. Agrega un vídeo con las imágenes de lo que sucedió la temporada pasada en el Camp Nou con el arbitraje de Aytekin en el Barcelona-Paris Saint Germain y compara el inicio de su crítica voraz con el penalti a Lucas Vázquez, con la moderación sobre lo que sucedió en el estadio azulgrana y cómo ese día calificó el periodista de histórica remontada.

El mensaje de Isco ha corrido como la pólvora en las redes sociales para fanatizar más los ánimos de los madridistas que están hartos de los ataques. En el vestuario ha habido risas y malestar por la comparación del arbitraje de Deniz Aytekin y Michael Oliver. Pero lo que más ha molestado a Isco y sus compañeros es que en la prensa no se haya dicho prácticamente nada del gol anulado al malagueño en la primera parte. Todo se ha reducido a la jugada del penalti, en el minuto 93, y la polémica ha olvidado un gol que, según dicen en el Madrid, les perjudicó. La postura de Isco (poco dado a dar entrevistas y comparecer ante los periodistas tras los partidos) se ha radicalizado. Isco tiene fama, entre la profesión, de ser poco amigo de la prensa. ¿Ha traspasado la línea del respeto? Le da igual. Se ha quedado a gusto y ha recibido el apoyo de sus compañeros. Incluso el respaldo del entrenador y del club.

Zidane endurece su mensaje
Zidane es otro de los que ha adoptado una postura más radical en sus comparecencias ante la prensa. No le gustó nada que Guardiola dijera que al Madrid le habían beneficiado en la eliminatoria contra el Bayern de la pasada Champions y, tras la Juve, le mandó callar. Se tiró a su yugular. Ahora, antes de jugar el partido de Liga en Málaga, ha endurecido su mensaje (como Isco) para mostrar su indignación con los periodistas y rivales que hablan de robo en el penalti a Lucas Vázquez. A gusto se ha quedado el francés: "Cada uno puede opinar si hay o no penalti. No lo discuto. Pero cuando la gente habla de robo, yo no estoy alineado con esto. Molestamos a mucha gente con lo que hacemos y no podemos cambiarlo. Voy a defender a los míos. Hicimos un partido enorme. Merecimos pasar. Luego, que la gente opine. Yo no contesto. No es sólo aquí. También veo cosas en Francia y en el extranjero. Lo hicimos bien y estamos en semifinales. Estoy indignado de que se pueda hablar de robo. Trabajamos para llegar a esto cada día. No lo puedo aceptar. No me parece normal, porque fue penalti".

También en los despachos han puesto en marcha la maquinaria para defenderse de lo que consideran una campaña para desestabilizar y condicionar a la UEFA de cara a la eliminatoria contra el Bayern de Múnich. De momento, los dirigentes respiran porque recibieron con alivio la noticia de que no se iba a sancionar a Sergio Ramos por su presencia en el túnel de vestuarios durante el tramo final del partido contra la Juventus. Pero sospechan que la eliminatoria contra los alemanes va a tener elementos extradeportivos. El patio en el Madrid coge altas temperaturas.

FUENTE: Con información de ULISES SÁNCHEZ-FLOR - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...