martes, 29 de mayo de 2018

(España) Huesca-Nástic: sospechas de amaño en las casas de apuestas y dinero desde Ucrania

El Huesca celebró este domingo en su campo el primer ascenso de su historia a la máxima categoría del fútbol, pero cuando terminó el partido había alguien aún más contento a 3.300 kilómetros de distancia. Casas de apuestas de todo el planeta se vieron obligadas a eliminar de su oferta el Huesca-Gimnástic de Tarragona (terminó 0-1) de la jornada 41 de la Segunda División tras detectar movimientos inexplicables en las cotizaciones del encuentro. Hora y media antes de que empezara, individuos desconocidos estaban apostando desde Ucrania que el Nástic, 29 puntos por debajo del equipo aragonés en la tabla clasificatoria, ganaría el partido sin género de dudas. En el descanso, siguió entrando dinero a favor de una victoria a domicilio, también desde la lejana Asia. Y los pronósticos se cumplieron.

Las primeras alarmas saltaron en torno a las 18:52, hora y media antes de que el árbitro diera el pitido inicial: 30 de las 59 casas de apuestas más importantes del mundo decidieron bloquear el partido tras advertir que las cotizaciones a favor del conjunto catalán estaban cayendo en picado sin razón aparente. Es cierto que el Nástic partía con ventaja por ser el único que se jugaba algo. Salió al campo de El Alcoraz con el objetivo acuciante de evitar el descenso frente a un rival que ya había logrado el sueño del ascenso a Primera. Es decir, que los apostantes tenían motivos para pensar que el duelo se decantaría del lado del Nástic.

Sin embargo, la victoria visitante recibió tanto dinero y su cotización se hundió tan rápido que los grandes operadores temieron que el partido estuviera amañado. En algunas casas, un resultado positivo para los de fuera llegó a pagarse con una cuota de solo 1,50 frente a los 5,75 euros por euro apostado que marcó el triunfo de los que en ese momento aún eran líderes de la categoría. Firmas como 888, Interwetten, Betclic, Ladbrokers, Pinnacle, Sbobet y Unibet echaron la persiana, según el comparador Oddsportal.com.

La situación se enrareció aún más cuando el encuentro ya estaba en marcha. Fuentes autorizadas del mercado de las apuestas aseguran a este diario que, en paralelo a la caída de la cotización de la victoria del Nástic (es decir, que los apostantes daban por seguro que ocurriría), también se detectaron entradas de dinero a favor de que el primer tiempo terminaría 0-0. Así fue como acabaron los 45 minutos iniciales. Ese primer cumplimiento de los pronósticos provocó que cayera de nuevo la valoración del triunfo visitante. Otra vez, contra toda lógica.

En condiciones normales, con un 0-0 al descanso, la cotización de la victoria de cualquiera de los equipos debería haber subido porque, evidentemente, a sus jugadores ya les quedaba menos tiempo que al inicio (solo 45 minutos) para perforar la meta contraria y, por tanto, la probabilidad de que lo lograsen descendía. Sin embargo, tras el final sin goles de la primera parte, la victoria del Nástic cayó a plomo hasta 1,35. Según las fuentes consultadas, ese nuevo movimiento ocurrió porque los apostantes interpretaron que, si el primer hito se había cumplido (0-0 al descanso), con el segundo (victoria del Nástic) iba a ocurrir exactamente lo mismo.

Lo cierto es que, en el minuto 72 del partido (17 de la segunda parte), el delantero del Nástic Ikechukwu Uche recibió en el borde del área pequeña del Huesca un centro desde la izquierda y lo remató de cabeza al fondo de la portería rival. No hubo más variaciones en el marcador. La afición visitante celebró los tres puntos. Una derrota los hubiera metido de lleno en los puestos de descenso a Segunda B. Por contra, con ese solitario gol, la zona roja se ha quedado a dos puntos y el club tarraconense dependerá de sí mismo en la última fecha del campeonato.

Francesco Baranca, secretario general de Federbet, un organismo internacional que lucha contra las apuestas ilegales en el deporte, confirma las sospechas sobre este partido. En conversación teléfonica con El Confidencial, señala que las cotizaciones que se registraron en los minutos anteriores al inicio y con el juego ya en marcha fueron completamente anormales. Según Baranca, de esos movimientos se puede concluir que los apostantes habrían obtenido con este único encuentro un beneficio de al menos 10 millones de euros.

Baranca añade otro elemento para la inquietud. Su entidad detectó que, antes de que rodara el balón, se estaban haciendo apuestas presuntamente irregulares desde un país tan lejano y aparentemente tan poco interesado en la Segunda División española como Ucrania. En concreto, según este especialista, se registraron entradas de dinero desde las ciudades de Kiev, Poltava, Járkov, Mykolaiv, Kórosten y Odesa.

No es buen indicio. El propio Baranca colaboró con las autoridades ucranianas en una investigación contra el amaño de partidos para apuestas ilegales que se saldó hace dos semanas con una macrooperación policial que afectó a 35 clubes del país, el 67% de todos los equipos profesionales. Las pesquisas permitieron demostrar 57 marcadores pactados en los que habrían participado 328 personas, incluido un árbitro. Se considera un problema nacional de primer orden que atrae a las organizaciones criminales tradicionales. El Huesca-Nástic ha destapado ahora un posible vínculo con Ucrania.

También se hicieron grandes apuestas en ese partido desde Asia, la región del mundo que más fondos mueve en este mercado. Entró tanto dinero adelantando el triunfo del Nástic que los principales operadores de ese continente optaron por impedir las apuestas de tipo 1X2 en cuanto terminó la primera parte, algo absolutamente inusual y otro indicio demoledor de que el resultado habría sido manipulado.

FUENTE: Con información de JOSÉ MARÍA OLMO - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...