lunes, 9 de julio de 2018

(Panamá) En medio de escándalos y cuestionamientos, secretario de Varela será cónsul en Nueva York

Rafael Flores y Raúl Sandoval se han formado políticamente bajo las plumas de Juan Carlos Varela. Ambos forman parte del llamado Club Jaleo, un grupo de allegados al mandatario que se reúnen asiduamente en un bar restaurante cerca del parque Urracá desde hace más de 10 años. De estas reuniones-fiestas salieron matrimonios, romances prohibidos, negocios y varios nombramientos claves como el de Superintendente de Valores, dos directores del Instituto de Mercadeo Agropecuario, entre otros cargos.

Tanto Flores como Sandoval acompañaron a Varela desde su primera y fallida campaña presidencial. En el pasado gobierno, ambos fueron nombrados en el Ministerio de Relaciones Exteriores, ya que el hoy presidente llegó a ocupar el cargo de canciller mientras duró la alianza Cambio Democrático-Panameñista.

Desde ese entonces, Flores y Sandoval se comenzaron a encargar de algunas tareas políticas de Varela, que incluían, en el caso de Flores, supuestos y cuestionados métodos de recaudación financiera para su objetivo presidencial.


Hoy, Sandoval y Flores son los dos secretarios del mandatario Varela, posición que los ubica muy cerca del poder solo con su presentación ante cualquier autoridad.

Panamá América conoció que en la recta final de este gobierno, Flores está por ser nombrado el nuevo cónsul de Panamá en Nueva York. Flores se iría en medio de fuertes cuestionamientos sobre el papel y posibles negocios de los secretarios del mandatario.

En el pasado, Flores ya había sido señalado dentro de un escándalo. En noviembre 2011, Flores fue señalado como el supuesto recaudador de las notarías que controló Varela mientras estuvo aliado al gobierno de Ricardo Martinelli.

El dinero, de acuerdo con documentos oficiales, iban a parar a las cuentas bancarias de dos sociedades anónimas: Servicios Notariales y Administrativos S.A. y Panamá Best Realtors Corp.

Los notarios primeros de Los Santos, Zairo Moreno; Paula González, de Coclé, y Nedelka Navas de Colón, señalaron, en ese entonces, que Flores era la persona que los llamaba para indicarles la forma de proceder en la entrega o el depósito del dinero procedente de la facturación de las notarías.

Luego de que se publicó la nota en 2011, Navas se retractó de sus declaraciones y dijo que había sido presionada por Martinelli. Hoy día, Navas es subdirectora de la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme), un puesto designado directamente por Varela.

Contrario a Navas, ninguno de los otros notarios, en ese entonces, negaron lo que habían dicho en primera instancia.

En el caso del notario de Los Santos, los aportes eran directos a una serie de copartidarios del colectivo Panameñista y al pago de las actividades políticas de ese partido. Las otras dos notarías (González y Navas) dijeron en 2011 que Flores primero ordenó que el pago se hiciera a una cuenta bancaria de una sociedad anónima, vinculada con la abogada Fátima De La Guardia.

Al momento que cada uno de estos notarios ocupaba su cargo, recibía la visita o una llamada directa de Flores, informándole que debía compartir sus ingresos.

Navas dijo, antes de que se retractara en 2011, que esta situación le causó fuertes discusiones con Flores.

"Me dijeron que yo tenía que dar a ellos 4,000 dólares mensuales o ellos me ponían un salario a mí de 2,500 dólares. Les dije [a Flores y De La Guardia] que necesitaba hablar con Varela, pero Flores me cerró todas las puertas", dijo Navas.

La notaría aclaró que nunca habló de dinero directamente con el vicepresidente (en ese entonces Varela), y que intentó llamar en varias oportunidades para informarle a Varela que "su secretario me estaba pidiendo plata".

En tanto, la notaria González señaló en 2011: "No puse resistencia para hacer estos pagos". Y dejó entrever que fue Flores quien la nombró en el cargo. "La verdad que en la posición que estamos los notarios, uno se abstiene de preguntar más de cuatro cosas", añadió González.

"Nunca pregunté nada. Solamente De La Guardia se presentó como la enviada de Flores y todos los meses me hacían una especie de auditoría y me establecían cuál era el monto que debía poner en la cuenta bancaria", especificó González.

Por su parte, Moreno, el notario primero de Los Santos, dijo en 2011 que sus aportes económicos los tenía que entregar a diferentes personas designadas por el propio Flores. "Además Flores me pidió que pagara el alquiler de la sede del partido, la luz y todo tipo de ayuda que se presentara. Así funcionamos hasta que se rompió la alianza", comentó Moreno.

FUENTE: Con información de https://panamaamerica.com.pa - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...