miércoles, 3 de octubre de 2018

(Panamá) Marco Manjarrez: "Padre David Cosca tenía escoltas asignados por el presidente" (+Video)

El caso penal en el que se menciona al padre David Cosca parece ser más grave de lo que se especula. Tras la realización de una audiencia en la que se ordenó la incautación de datos de los teléfonos móviles de dos entrevistados, un abogado suplente le echó más leña al fuego.
Marco Manjarrez, que actúa como jurista sustituto de Sarai Blaisdell, que a su vez defiende a Valentín Calderón, dijo que el presidente Juan Carlos Varela puso guardaespaldas al padre David Cosca.

"Pregúntenle al presidente Varela por qué le tenía escoltas asignados al padre Cosca", dijo Manjarrez, ante el asedio de los medios, luego de la cita judicial celebrada ayer martes, en el Sistema Penal Acusatorio de plaza Ágora.



Lo que no aclaró Manjarrez es si esos guardaespaldas fueron asignados antes o después del incidente que provocó que la arquidiócesis de Panamá separara a David Cosca de su cargo, como párroco de la iglesia Divina Misericordia.

El litigante añadió que se está tratando de encubrir a otras personas ya que, según él, los administradores del hotel El Panamá, supuestamente eliminaron de su base de datos la información sobre la habitación 48, correspondiente a los días 6 y 7 de julio, fecha del presunto crimen de Eduardo Alberto Calderón.

"Investiguen por qué la habitación 48 no aparece registrada en el contenido de los que estaban hospedados ese día", espetó Manjarrez.

Las palabras de Manjarrez parecen engranar con una de las declaraciones juradas que hizo uno de los testigos.

En el expediente del caso, al que tuvo acceso el diario Panamá América de comunicación, se comprueba que en la pieza 48 se alojaron unas personas vinculadas a la Iglesia católica.

"Se procedió a verificar a nombre de quién estaba registrada la habitación 48 y es donde se percatan de que la misma está a nombre de unas señoras de la iglesia", dice el documento de la Fiscalía Superior Metropolitana.

Sarai Blaisdell, abogada principal de Valentín Calderón, agregó que ese caso está resuelto, que las autoridades saben quién es el culpable, pero que buscan un chivo expiatorio.

"Ya hay pruebas y testimonios que dicen ya quién es el responsable de ese homicidio. Pero no lo voy a decir", expresó Blaisdell.

Ella reaccionó de esa forma, luego de que la jueza Jazmín Jaén decretara legal la incautación de datos de un teléfono marca Iphone, modelo A-1549.

De ese aparato, la sección de informática forense de Medicina Legal extrajo 16 conversaciones de la aplicación Whatsapp, imágenes y archivos de audio que supuestamente están ligadas al proceso.

Ese celular pertenece a su cliente, Valentín Calderón, al que ella define como inocente.

La madrugada del 7 de julio de 2018, Valentín Calderón encontró el cuerpo de Eduardo Calderón tirado en un charco de sangre.

Él avisó a los dependientes del hotel, quienes minutos después borraron casi toda la evidencia.

Confuso

Suspicacias: Desde un principio, este caso tuvo muchas aristas. El supuesto homicidio ocurrió entre el 6 y el 7 de julio, pero se conoció en los primeros días de septiembre.

Se destapa el crimen: La ciudadanía se enteró del hecho, tras una conferencia de prensa en la que la arquidiócesis de Panamá anunció la separación del cargo del padre David Cosca.

Sin un culpable: A pesar de que las autoridades judiciales tienen en su poder los videos del hotel, aún no saben quién fue el autor material del presunto crimen de Eduardo Calderón.

FUENTE: Con información de https://panamaamerica.com.pa ->> Ir
 

LO + Leído...