jueves, 22 de noviembre de 2018

(Panamá) Embajador chino Wei Qiang: "El que debe opinar de los zapatos es quien los calza"

El dragón chino, llamado Lung, simboliza poder y excelencia, valentía y atrevimiento, heroísmo y perseverancia, nobleza y divinidad. No es casual que los chinos se proclamen a sí mismos ‘descendientes del dragón'.
Un dragón derrota obstáculos hasta lograr el éxito. Es enérgico, decisivo, optimista, inteligente y ambicioso.
Wei Qiang, embajador en Panamá de la República Popular China, habla un español perfecto, y se vanagloria de esa perseverancia que caracteriza a la cultura china, hasta lograr el éxito. Cuando se conversa con él, pareciera que hubiese vivido durante años en Panamá. Expresa que se siente muy bien aquí y que la gente es muy ‘chévere'.


El encuentro con el embajador fue muy ameno. Nos atendió en una sala de recibimiento que habían acondicionado el día anterior, pues la sede de la embajada, desde hace pocos días, está ubicada en el edificio Smart Business Center, en la vía Cincuentenario, arrendado a la empresa inmobiliaria Durex Property Group, propiedad de la familia Attie.

El edificio cuenta con quince pisos y está ocupado en su totalidad por la embajada. ‘Ahora estamos mucho más cómodos que en la sede que ocupábamos antes', indicó el diplomático.

Wei Qiang, quien aboga firmemente por una sola China, nació y creció en la ciudad de Beijing, de donde virtualmente no salió hasta después de graduarse de la universidad. Ingresó al servicio exterior por concurso, luego de lo cual se le otorgó una beca para que estudiara en España, país en el que permaneció por un año lectivo.

El 13 de junio de 2017 Panamá estableció relaciones diplomáticas con la República Popular China, y cuatro meses después toma posesión, quien hoy día es el embajador de ese país en Panamá.

Ha sido un año ‘rico', ‘chévere' e ‘intenso', que registra una buena cosecha de frutos que hemos logrado con pasos rápidos y seguros en nuestras relaciones bilaterales, con resultados tangibles, asegura el diplomático, quien además habla de la importancia de Panamá como hub logístico mundial y del manejo eficiente de su Canal en manos panameñas. También se refiere las críticas que ha recibido su país, a su juicio ‘injustas', por parte de funcionarios del actual gobierno de los Estados Unidos; y cómo China logró un salto importante en 40 años, en lo que se refiere a su nivel socioeconómico.

El embajador hace énfasis en la iniciativa Franja y Ruta, sobre la cual manifiesta que busca fomentar la interconectividad mundial, a través del fomento de la concertación estratégica y política en materia del desarrollo entre los gobiernos, la integración física, la liberación y facilitación comerciales, la cooperación financiera y, de importancia trascendental, el entendimiento entre los pueblos.

¿CÓMO HA SIDO EL RECIBIMIENTO A SU PERSONA POR PARTE DE LOS PANAMEÑOS?

He sido muy bien recibido por parte de los diversos grupos y líderes de Panamá, lo que es un reflejo de la correcta decisión de establecer relaciones entre ambos países. Panamá es un crisol de culturas donde la presencia china es importante… me siento muy bien aquí.

USTED HA DICHO QUE DURANTE EL PRIMER AÑO DE LAS RELACIONES BILATERALES ENTRE CHINA Y PANAMÁ SE HAN ALCANZADO BUENOS FRUTOS, ¿CUÁLES SON?

Puedo mencionar el inicio de las negociaciones de un tratado de libre comercio, la apertura de un vuelo directo de Beijing a Panamá, vía Houston, con Air China, y varios proyectos de cooperación no reembolsables que están enfocados, más que nada, en la capacitación de recursos humanos y en el tema de la seguridad ciudadana. Ha sido un año muy bien diseñado. Gracias a los liderazgos de los dos jefes de Estado y a la buena voluntad de amplios sectores sociales, se ha logrado armar una agenda bilateral en beneficio real de las personas. Se trata de una agenda ambiciosa, pero realista.

¿ME PUEDE DECIR CUÁLES SON LOS TEMAS DE LA AGENDA?

Sí, claro. La agenda está sustentada sobre pilares tan importantes como infraestructura, logística, asuntos marítimos, comercio, inversión, turismo, intercambio cultural y educativo, entre otras áreas.

¿CUÁLES SON SUS TRES TAREAS PRINCIPALES AQUÍ EN PANAMÁ COMO EMBAJADOR?

Primero, impulsar la confianza entre ambas partes, y en eso entra la promoción de encuentros de alto nivel.

En ese sentido, contribuimos para que se diera un intercambio, una interacción entre ambos mandatarios, la cual fue una visita hermosa e histórica.

Otra función es promover el entendimiento a nivel cultural entre los dos pueblos. Es por eso que muchas personas de China, entre ellas artistas de alta calidad, están viniendo a Panamá y gente de aquí está yendo hacia nuestro país. Panamá tiene una economía muy pujante en la región latinoamericana; y para los efectos de la logística, distribución comercial, asuntos marítimos y transporte aéreo, tiene una posición geográfica privilegiada.

Entonces, empresas chinas han estado muy interesadas en Panamá; incluso antes de establecerse relaciones oficiales, ya había entrado un buen número de empresas chinas para operar aquí, algunas con éxito, al ganarse licitaciones, otras en busca de oportunidades.

Ahora confiamos en que, con la apertura de las relaciones oficiales, habrá nuevas oportunidades y una cooperación bilateral más clara y fructífera. El papel que debe jugar la embajada, como representante oficial, es allanar el camino, sentar las bases y crear un ambiente favorable para que las empresas puedan actuar estrictamente de acuerdo con las leyes del mercado y respetando siempre la legislación, las costumbres y la cultura locales, y poniéndose al servicio de las comunidades donde se establezcan.

Gracias a la excelente posición geográfica de Panamá habrá promisorio espacio para hacer negocios entre empresas chinas y panameñas, no solo en el mercado de aquí, sino desde Panamá hacia el resto de la región, pues este país es una plataforma logística de un elevado calibre.

Para China, siempre es de enorme importancia crear una base social favorable, de solidaridad, de apoyo en las relaciones entre ambas naciones. Es muy importante que los pueblos se entiendan y se profesen simpatía y afecto mutuos.

¿CÓMO SE DARÍA EL INTERCAMBIO DE COOPERACIÓN?

Al igual que Panamá, China es un país en vías de desarrollo; sin embargo, se sabe que somos hoy en día una de las economías más importantes en términos de producto interno bruto. Ahora bien, mientras que somos la segunda economía más importante del mundo, después de Estados Unidos, estamos alrededor del puesto número 80 en el ranking mundial de economías, si las contabilizamos en términos de ingresos per cápita, porque somos 1,400 millones de habitantes; una vez dividida esa enorme cifra de producto interno bruto entre ese número de personas, la realidad es otra.

En resumen, en los últimos 40 años, China ha crecido mucho, pero seguimos siendo un país en vías de desarrollo.

En el escenario internacional, si hablamos de cooperación de asistencia al desarrollo, de lo que se trata, desde el punto de vista de China, es de una ayuda mutua, una cooperación Sur-Sur.

Al fin de cuentas, la idea que ponemos en práctica es que en vez de dar pescado, nos interesa dar las redes para que pesquen, entonces lo importante es compartir ideas, know-how , tecnologías, experiencias prácticas, etc., en materia de desarrollo. Y quiero destacar, muy especialmente, la importancia que tienen la ciencia y la tecnología al respecto.

¿CÓMO HICIERON PARA CRECER TANTO EN 40 AÑOS?

China ha logrado en menos de medio siglo un salto muy importante en lo que se refiere a su desarrollo socioeconómico. Eso se debe a varios factores: la estabilidad política, la paz social, el fuerte liderazgo del partido gobernante, pero también a la globalización que ha permitido que China aproveche al máximo las ventajas comparativas propias y extranjeras. El desarrollo chino se ha beneficiado enormemente del sistema internacional.

¿QUÉ LE FALTA A PANAMÁ PARA SER UN ‘HUB' LOGÍSTICO MUNDIAL?

La verdad es que tengo que felicitar a Panamá por lo bien que está manejando el Canal, además de que lo ha convertido en un excelente negocio. Para mi concepto, el Canal no debe ser solo un paso para los barcos, sino que alrededor de este debe haber toda una actividad relacionada con la logística; tienen todo para hacerlo, pues Panamá cuenta con una posición geográfica ideal, muy singular.

En el marco de la iniciativa del presidente Xi Jinping sobre la construcción de la Franja y Ruta, la misma constituye un perfecto complemento para el Canal de Panamá en lo que se refiere a la conectividad.

Con esta relación entre China y Panamá, se pueden estrechar mucho las relaciones en todo lo que es innovación y logística. China gana una plataforma, una base como para aumentar la calidad de la presencia económica de nuestro país en la región latinoamericana, una presencia que busca resultados ganar-ganar… de beneficios para todos los interesados, y a la vez Panamá fortalecerá su posición y capacidad como plataforma logística.

A CHINA LO ACUSAN DE PRÁCTICAS IMPERIALISTAS O NEOCOLONIALISTAS …

Yo la verdad veo esa acusación como un invento raro. Pero entiendo que es porque ven a China como un elefante que entra en una habitación de vidrios y lo destruye todo, lo que es totalmente falso. Los que nos acusan de neocolonialistas no saben lo que dicen, y yo tampoco sé a lo que se refieren.

¿QUÉ PIENSA DE LA RECIENTE VISITA DEL SECRETARIO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS A PANAMÁ?

Vemos con beneplácito que se fortalezcan las relaciones entre los dos países. Eso no nos atemoriza ni nos molesta ni nos intranquiliza. Sin embargo, según los medios, dio a periodistas algunas declaraciones, no sólo poco amistosas en contra de China, sino hasta en contra de los latinoamericanos.

La política exterior de China es de paz e independencia, y nos oponemos a toda intervención en los asuntos propios de la soberanía de un país. A las empresas chinas se les ha acusado de que son malas y que corrompen. Esas acusaciones son infundadas y las han repetido una y otra vez funcionarios de la actual administración estadounidense, quienes se han declarado en contra de la cooperación internacional de China.

Los chinos somos suficientemente humildes y modestos como para ser muy receptivos a las críticas, mientras sean constructivas. A través de nuestras prácticas, siempre estamos mejorando, tratamos de ser mejores cada día. Pero no aceptamos este tipo de comentarios infundados sobre los cuales no ofrecen ninguna evidencia. La idea de ellos es denigrar, ensuciar la imagen de China.

¿CON QUÉ PROPÓSITO?

La verdad es que no sé. Ese tipo de comentarios los vemos como un atentado a la inteligencia humana. El que tiene la autoridad para decir si un zapato se siente bien o mal en el pie es aquel que lo calza. En este caso, a quienes les corresponde decir si las relaciones son buenas o malas, es a nuestros socios, no a ellos.

Dicen que nuestro sistema es malo, pero si fuéramos tan malos, ¿cómo es que hemos logrado en escasos 40 años un desarrollo socioeconómico que, según muchos analistas, a otros países les habría costado 300 años alcanzar?

El milagro chino es a base de trabajo duro del propio pueblo chino, pero también es producto de la cooperación internacional de buena fe. Los chinos no hemos logrado lo que tenemos a base de robo de propiedad intelectual o de coimas; si fuese así, estaríamos viviendo en un mundo al revés, donde no hubiera justicia alguna, ni sentido común.

Estamos en contra de toda manifestación de ese nacionalismo egoísta, unilateralismo y proteccionismo, pues esos fenómenos riñen con los mejores intereses de la humanidad, del mundo de hoy; no estamos en los tiempos donde reinaba la ley de la jungla, época en la que imperaba la ley del más fuerte.

Hoy día la comunidad internacional reclama un sistema de gobernanza global más racional, más justo, más equitativo, acorde con los tiempos que corren, vale decir, más democratización de las relaciones internacionales; más cooperación ganar-ganar, pues ninguna cooperación tendría sentido si únicamente generara beneficios para una sola parte y no a todas las involucradas. Y créame: Panamá y China tienen una relación ganar-ganar.

PERFIL
Actualmente se desempeña como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de China en Panamá

Nombre completo: Wei Qiang

Nacimiento: Beijing

Edad: 55 años

Cónyuge: Jin Xin

Resumen de su carrera: Cursó estudios universitarios en Beijing. Inició su carrera diplomática en 1995, cuando fue nombrado por concurso como agregado en la Dirección General de América Latina y el Caribe, en el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular China; posteriormente ocupó el cargo de tercer secretario de la Embajada de China en Chile. Fue escalando posiciones en el cuerpo diplomático de su país, hasta que en el 2008 fue nombrado embajador de China en Barbados. Tras ocupar otras posiciones, en el Ministerio de Relaciones Exteriores, fue nombrado, en octubre de 2017, embajador de China en Panamá.

FUENTE: Con información de Nubia Aparicio S. - http://laestrella.com.pa
 

LO + Leído...