miércoles, 16 de enero de 2019

(Colombia) Experto considera que plan para desmontar campamentos de venezolanos “estuvo mal implementado”

En opinión de Rafael Piñeros, coordinador del programa de gobierno y relaciones internacionales de la Universidad Externado, consideró que el campamento recién desmontado en la ciudad colombiana de Cali fue “una buena medida, aunque estuvo mal implementada“, pues a los vecinos del sector les impusieron el albergue temporal sin que mediara una sensibilización previa, lo que terminó por exacerbar la xenofobia contra los migrantes venezolanos, resaltó para el diario El Espectador de Colombia.

“Se corre el riesgo de que los migrantes venezolanos retornen a la calle, se tomen otros sectores, y las autoridades tengan que intervenir. Un fenómeno similar al que ocurrió cuando se desplazó a toda la gente que habitaba el Bronx”, advirtió Piñeros.

Sostuvo que la mejor forma de enfrentar esta situación con los criollos, es que “el Distrito se la juegue por un gran albergue donde puedan ser atendidos, con un funcionamiento similar al que hoy existe para los habitantes de calle”. “Se requiere el diseño de un programa más estructural y la creación de un sitio de paso parecido al que existe para los habitantes de calle. Eso sí, con otra lógica, por un período determinado y en el que se establezcan condiciones claras de entrada y salida”, enfatizó.

Por otra parte, el investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, Ronal Rodríguez, manifestó que la primera medida que se debe adoptar en ese país, les compete a sus ciudadanos: “no contribuir a la mendicidad de los migrantes”. “No hay que incentivar a que se queden en las calles, ni en la informalidad. Como les estamos dando plata, ellos permanecen en las calles y a largo plazo es un problema, pues no se incorporan efectivamente a la sociedad”, expresó Rodríguez.

Ronal insistió en que el éxodo de venezolanos seguirá creciendo a corto plazo luego de que Nicolás Maduro asumiera un segundo mandato hasta el 2025, por ende, considera que los albergues son necesarios, pues cada vez es más la población que llega en complejas condiciones económicas y sociales.

“Hay albergues de la Iglesia católica para la atención de venezolanos que están funcionando bien y no dan lugar a lo que pasó con la Alcaldía, pues tienen años de experiencia por cuenta de la atención de comunidades desplazadas”, agregó el experto.

Finalmente, descartando que se vaya a instalar un nuevo campamento y advirtiendo que nadie está preparado para la atención de un fenómeno migratorio de una considerada magnitud, la gerente de los venezolanos en Bogotá, María Angélica Trujillo, manifestó que la oferta de la administración abarca medidas de carácter permanente y a largo plazo.

Más información de este caso en el diario colombiano El Espectador

FUENTE: Con información de Agencias - https://elpitazo.com
 

LO + Leído...