jueves, 10 de enero de 2019

(España) Así aprietan el interproveedor de Mercadona (Iparlat) y Danone a sus ganaderos

Los ganaderos españoles se exponen a perder su libertad para elegir con quién trabajan. Quién les suministra el pienso para alimentar a los animales. Quién revisa la calidad de los lácteos. Quién les facilita la medicación para las vacas. Incluso quién les vende el detergente para limpiar su granja. Todo ello es consecuencia del 'modelo de integración', un sistema que ha despertado el interés de empresas de la talla de Iparlat (interproveedor de Mercadona) o Danone, y que están empezando a explorar. ¿En qué consiste?

La integración se da cuando un operador compra leche a los productores y, al mismo tiempo, les vende pienso, medicamentos, productos de limpieza, auditoría, maquinaria o mantenimiento, ya sea a través de la propia sociedad o echando mano de terceras empresas vinculadas. En teoría, los ganaderos no están obligados a meterse en este sistema. En la práctica, casi todos participan porque saben que, de no hacerlo, recibirán un precio inferior por cada litro de leche.

O dicho de otra manera, las empresas ofrecen un incentivo económico de entre uno y tres céntimos por litro como contrapartida. Y no están los precios de la leche como para rechazar algo así. “Lo que te pagan de más, te lo quitan por otro lado, por más que te lo intenten maquillar con buenas palabras”, indica el ganadero salmantino y presidente de la Organización de Productores de Leche (OPL), José Alberto Martín. “Coartan tu libertad de escoger al más barato o al que te apetezca”, añade el ganadero gallego Andrés Señarís. Son de los pocos productores que se atreven a hablar con nombre y apellido.

Las compañías tienen así la capacidad de fiscalizar las cuentas de los ganaderos. Conocen sus gastos, sus ingresos y ajustan hasta el último céntimo en el precio que pagan. “Aprietan pero no ahogan, esa es la clave (...) el ganadero pone las instalaciones, el riesgo y la mano de obra al servicio de una gran empresa. Alimenta, vacuna y medica como le dicen. No opina”, y abre así la puerta al control total del proceso productivo por parte de la misma mano que le da de comer, explica un veterinario con una dilatada experiencia en ganaderías españolas.

El fabricante Iparlat (uno de los interproveedores de Mercadona) ya está mandando cartas a los ganaderos para ‘invitarles’ a que compren en su fábrica de pienso Saioa, con especial presión en País Vasco y Navarra. “Se ha montado un follón increíble”, apuntan desde el sector. “La compra de pienso es voluntaria. El objetivo es intentar ofrecer el mejor precio”, matizan fuentes de la cooperativa Kaiku, accionista mayoritario de Iparlat. Sí admiten que los incentivos económicos “se están planteando en algún caso concreto, pero aún no se han aplicado”.

¿Qué rol juega Mercadona en todo esto? Aunque la integración se presenta como un debate interno de Iparlat, la mayoría de las fuentes consultadas señala a la cadena de supermercados como impulsora de la iniciativa. “Iparlat quiere seguir este camino para ganarse el favor de Mercadona”, sugieren desde los sindicatos agrarios. “Han trasladado las directrices de Juan Roig sin paliativos”, apostilla un ganadero afectado. Otras fuentes empresariales rechazan esa idea y aseguran que el distribuidor no se implica a ese nivel de detalle.  ->>Vea más...

FUENTE: Con información de MARINA VALERO - https://www.elconfidencial.com
 

LO + Leído...