viernes, 8 de febrero de 2019

(España) Gobierno da por rota la negociación con los separatistas catalanes tras el no a su última oferta

El Gobierno da por rota la negociación con los independentistas catalanes. Lanzó una última oferta para la mesa de partidos que fue tumbada por ellos, así que por el momento frena. La vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, fue taxativa: "Las propuestas de diálogo del Gobierno no han sido aceptadas por los independentistas. No aceptaremos nunca un referéndum de autodeterminación". El diálogo sobre este asunto ha "encallado", reconoció. Pedro Sánchez tira la toalla con los secesionistas y no está dispuesto a más cesiones para salvar sus Presupuestos. Pero también quiere que ERC y PDeCAT sepan que si finalmente le tumban el miércoles sus cuentas, el tiempo de la legislatura "se acorta" y puede apretar el botón nuclear de elecciones, con el peligro para ellos de que regresen al poder las derechas.


La rueda de prensa posterior al Consejo de Ministras y Ministros de este viernes arrancó precisamente con las palabras de la número dos del Gabinete, mientras que el personal de la Moncloa distribuía a los periodistas en papel la última propuesta del Gobierno. La que los independentistas habían rechazado, según sus palabras. Ese documento es lo que Calvo llamó el "destino final". Así que el Ejecutivo, al menos por ahora, se planta. A 48 horas de la manifestación convocada por las derechas en Madrid y apenas a cuatro días de que arranque en el Congreso el debate de totalidad de los Presupuestos Generales del Estado. Unas cuentas que ahora sí peligran más que nunca y por eso la vicepresidenta, durante su intervención inicial, pidió el apoyo de todos los grupos para ellas. Solo había que echar un vistazo a las caras del 'staff' de la Moncloa para percibir la sensación de fin de ciclo, que la legislatura puede estar pronta a agotarse.

El documento hecho público por el Gobierno, y rechazado por ERC y PDeCAT, explica —con mayor claridad que en los últimos días, donde había reinado la confusión— el formato de la mesa de partidos que había sido el nudo gordiano de la negociación. El Ejecutivo propuso que de ese espacio de diálogo formaran parte "dos representantes, con capacidad de decisión en los dos ámbitos territoriales (estatal y catalán), de cada uno de los grupos políticos con representación en Cataluña y, en su caso, de las formaciones vinculadas a los mismos". Es decir, que el Gobierno venía a aceptar que se sentaran fuerzas estatales, tal y como había deslizado ambiguamente en los últimos días. Los grupos soberanistas insistían que no tenía ningún sentido ningún foro en el que no estuvieran partidos nacionales, y singularmente Podemos. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de JUANMA ROMERO - https://www.elconfidencial.com
 

LO + Leído...