viernes, 12 de abril de 2019

(Panamá) OHL con bajo capital lucha por la extensión de Línea 1

En los últimos meses la empresa española OHL que había precalificado para la construcción de la Línea 3 del Metro de Panamá no presentó su oferta financiera para la ejecución del proyecto por falta de financiamiento.
Fuentes del sector afirman que la razón por la cual OHL no presentó la propuesta económica fue por la falta de financiamiento y diferencias con sus socios en el megaproyecto, Andrade Gutierrez Engenharia, S.A. y Mota-Engil, Engenharia e Construcao, S.A.

El pasado 2 de abril, cuatro de las siete empresas precalificadas para la construcción de la Línea 3 presentaron sus propuestas económicas en donde no figura OHL.

En noviembre del año pasado, OHL reportó pérdidas por un total de 846.3 millones de euros (979 millones de dólares) en el primer semestre.

La constructora OHL informó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que sin ese y otros efectos no recurrentes y ajustes contables, las pérdidas hubieran sido de 117.5 millones de euros (136 millones de dólares) un resultado que mejora en un 13.3% al del primer semestre de 2017, cuando las pérdidas fueron de 135.5 millones de euros (156.7 millones de dólares), informó el diario español El Economista.

A pesar de los problemas financieros que mantiene la empresa española OHL, compite por otro proyecto importante en el país como es la extensión de la Línea 1 del Metro a Villa Zaíta.

La extensión de la Línea 1 hasta Villa Zaíta tiene un costo de 323 millones de dólares, contempla una estación terminal en el extremo norte de la línea con una capacidad mayor de 10 mil pasajeros en hora pico.

Además, se construirá un intercambiador de buses con capacidad para atender a más de 8,000 pasajeros en hora pico y un estacionamiento vehicular para unas 800 unidades.

Esta obra contará con una longitud de 2.2 kilómetros y también entre sus componentes está la ampliación de la vía Transístmica a seis carriles y un segmento con manejo del tráfico a 2 niveles, aparte de mejoras peatonales y paisajismo, las cuales se desarrollarán en la servidumbre existente.

El ganador de la licitación será el proponente con mayor puntaje (suma de puntaje técnico y económico). El consorcio que resulte ganador tendrá un plazo de 33 meses para la ejecución de la obra.

Los economistas y empresarios han señalado que es un riesgo para el país contratar este tipo de empresas que reportan pérdidas cuando el proyecto es llave en mano, es decir, que la empresa financia la obra y posteriormente el Estado le paga.

Este sistema de contratación pública es una exigencia de los organismos internacionales de crédito, ya que ellos prefieren prestarles a las empresas y no a gobiernos de turno.

Olmedo Estrada, expresidente del Colegio Nacional de Economistas, señaló que las empresas que tienen conflictos financieros pueden ser intervenidas o embargadas, lo que provocaría una paralización a la obra.

"La plata del Gobierno se pierde y la plata de la fianza solo cubre un porcentaje del proyecto, lo que no garantiza que la obra sea entregada al completo", expresó.

De acuerdo con Estrada, cualquier empresa internacional puede participar en una licitación, pero las autoridades tienen que investigar el origen y certificar que no esté involucrada en ningún escándalo de corrupción o que tenga problemas financieros.

Los empresarios manifiestan que cuando empresas extranjeras van a licitar con el Estado, se debe verificar la estabilidad financiera o si ha estado involucrada en actos de corrupción porque sería de mucho riesgo involucrarnos con compañías que tienen problemas financieros.

2.2 kilómetros es la longitud de la obra que beneficiará a más de 10 mil pasajeros en hora pico.

5 empresas compiten por la construcción de la extensión de la Línea 1 a Villa Zaíta.

FUENTE: Con información de Panamá América
 

LO + Leído...