viernes, 21 de junio de 2019

(España) El Supremo avisa: habría condenado a La Manada a 75 años por 10 agresiones sexuales

La pena impuesta este viernes por el Tribunal Supremo a cada uno de los cinco miembros de la Manada es de 15 años de prisión; pero la sala de cinco magistrados que ha revisado la condena que dictó hace poco más de un año la Audiencia Provincial de Navarra quería imponer una pena más alta. En un comunicado emitido tras hacer pública la decisión, el tribunal que ha presidido Andrés Martínez Arrieta, dice que la calificación de la sentencia de instancia fue un error y que su acuerdo hubiera sido otro: 10 delitos de agresión sexual para cada uno de los acusados. La pena habría ascendido a 75 años de prisión, con un cumplimiento máximo de 20, apuntan a El Confidencial fuentes jurídicas.

En un extenso comunicado difundido a raíz del fallo, la sala lo explica de este modo: "El tribunal constata, igualmente, el error en la calificación jurídica de la sentencia que consideró concurrente un único delito continuado, cuando por la pluralidad de intervinientes y de actos agresivos, la correcta calificación, de acuerdo a los reiterados precedentes, hubiera sido considerar a los acusados autores y partícipes de una pluralidad de delitos de agresión sexual".

En otro punto de sus consideraciones, los cinco jueces destacan cuántas y cuáles fueron esas agresiones. "Realizaron actos contra la libertad de la víctima, al menos, diez agresiones sexuales con penetraciones bucales, vaginales y anales". Y exponen por qué la condena no es de los 75 años pretendidos sino de 15. Ninguna de las cuatro acusaciones -Fiscalía, la particular, el Ayuntamiento de Pamplona y la Diputación Foral- impugnó este extremo. El principio acusatorio impide, por ello, al alto tribunal pronunciarse en consonancia.

La decisión no solo ha sido unánime sino también rápida. La vista acababa a las doce y media de la mañana y algo más de dos horas después, el fallo estaba listo. Los magistrados se retiraron a deliberar nada más acabar la vista de revisión de la sentencia y tenían previsto comer en el Palacio de las Salesas para alcanzar un acuerdo en el mínimo espacio de tiempo posible. De golpe y porrazo, ese criterio de hace poco más de un año, que desencadenó un clamor social sin precedentes en España, quedó anulado. No fue abuso, fue una violación en grupo. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de BEATRIZ PARERA - El Confidencial
 

LO + Leído...